Alonso: "Si VOX sigue diciendo barbaridades es mejor que no se pacte con ellos"

"El registro horario pone nerviosas a las grandes firmas por las horas extra; ellas las pagan a través del bonus"

José María Alonso, decano del Colegio de Abogados de Madrid (ICAM), y Juango Ospina, diputado del ICAM.
José María Alonso, decano del Colegio de Abogados de Madrid (ICAM), y Juango Ospina, diputado del ICAM.

La Abogacía Institucional, como es habitual desde cualquier órgano representativo de un colectivo profesional, suele ser muy cauta en sus pronunciamientos políticos. Sin embargo, el decano del Colegio de Madrid (ICAM), José María Alonso, ha lanzado hoy un aviso serio de cara a las negociaciones que se están produciendo en el Ayuntamiento de la capital y para conformar el Gobierno de la Comunidad. Según ha explicado, él no es partidario de poner cordones sanitarios a la formación que dirige Santiago Abascal, pero si no deja de decir "barbaridades en materias como la violencia de género o la mujer", preferirá que VOX sea excluido de cualquier acuerdo.

"No creo que sea un partido como los de la extrema derecha que vemos en otros países de Europa, como Francia. Por ejemplo, no les he oído ningún pronunciamiento antieuropeo. Sin embargo, luego dicen cada barbaridad que escandaliza a cualquiera", ha subrayado Alonso en un encuentro con los medios de comunicación; "si siguen por esa línea, prefiero que no se pacte con ellos".

El decano del ICAM ha manifestado que él no es partidario de poner cordones sanitarios a ningún partido salvo a Bildu por su cercanía con el terrorismo. "Tampoco con los independentistas. Ellos pueden querer algo legítimo, como es la independencia, pero siempre que la intenten conseguir por vías legales", ha aseverado. En todo caso, por lo que apuesta Alonso en todas las instituciones es que "haya gobierno de una vez, sea del color que sea. Y si el que sale designado hace algo contra la abogacía, chillaremos".

En este sentido, el decano madrileño ha mostrado profundo malestar porque el gobierno de Manuela Carmena haya sacado a concurso el servicio de orientación jurídica. Una prestación que, en su opinión, "tiene que prestar el Colegio de Madrid y no ninguna entidad privada", algo que, tras la decisión del anterior ejecutivo municipal, podría suceder, en palabras de Alonso. Desde el ICAM aseveran que ya se han puesto en contacto con el nuevo alcalde, José Luis Martínez Almeida, para frenar la medida. 

Registro horario

Sobre la polémica en torno al registro horario y su aplicación en el sector legal, el decano ha rebajado el tono crítico mostrado coincidiendo con la entrada en vigor de la medida. "Es un tema que ha creado muchísimo problemas, pero en el que tenemos que aunar posiciones diversas", ha remarcado. Y ha expuesto los tres puntos clave sobre los que, según considera, debe pivotar el debate en el seno de la comisión creada para estudiar el asunto. En primer lugar, que la abogacía debe cumplir la ley "y nadie va a plantear lo contrario". En segundo término, que la abogacía es una profesión liberal que puede justificar algún tipo de "tratamiento especial". Y, finalmente, que hay que tener especial sensibilidad con la posición de muchos jóvenes que trabajan muchísimas horas sin ser remunerados por ello. "Todo esto hay que meterlo en una coctelera y hallar un punto de encuentro", ha zanjado.

En la misma línea, el diputado del ICAM, Juango Ospina, ha puesto sobre la mesa el "gran problema de las horas extra en los despachos pequeños y medianos", que afecta especialmente a los más jóvenes, así como la cuestión de los "falsos autónomos", dos materias que preocupan especialmente a la Abogacía Joven.

En todo caso, Alonso ha admitido que el punto que "más nerviosos" pone a los grandes bufetes es el pago de las horas extra. "Hay que pagar las horas extra, sin duda, pero también es verdad que en los despachos, aunque no se abonen expresamente como tal concepto, el esfuerzo se retribuye a través de otras fórmulas o mecanismos como el bonus", ha concluido el decano.

Normas