Natixis es otro caso de desajuste entre la liquidez ofrecida y los activos

El riesgo es que las retiradas de su fondo Allegro perjudiquen a su plan de crecer en áreas distintas a la banca tradicional

Logo de Natixis en una de sus oficinas de París.
Logo de Natixis en una de sus oficinas de París.

El jefe de Natixis, François Riahi, está aprendiendo sobre el lado oscuro de la diversificación. Las acciones del grupo bancario francés cayeron un 16% entre el jueves y el viernes después de que Morningstar suspendiera la calificación de su fondo Allegro que supervisa debido a sus tenencias de bonos no líquidos. El riesgo es que las retiradas de clientes perjudiquen el plan de Riahi de crecer en áreas distintas a la banca tradicional.

La medida sobre la calificación de Morningstar se produjo después de que una noticia del Financial Times destacara la exposición de la unidad H20, a aproximadamente 1.500 millones de euros en valores difíciles de negociar, y señalara un posible conflicto de intereses entre el gestor del fondo y un empresario alemán cuyas empresas emitieron la deuda. Natixis dice que las afirmaciones son “infundadas”.

El descenso del precio de las acciones probablemente sobreestime la probable pérdida de ingresos de H20, que supervisa alrededor de 30.000 millones de euros. Algunos inversores ya han realizado retiradas. Aún así, los analistas de Jefferies calculan que todo el negocio de H20 representa el el 6% de las ganancias de Natixis. Eso equivaldría a 100 millones de euros en 2019, según los datos de Refinitiv.

El alboroto pone de manifiesto el posible desajuste entre los fondos de H20, que ofrecen liquidez diaria, y las tenencias de activos recónditos que pueden ser difíciles de vender. Ese mismo desajuste provocó también que Neil Woodford, el gestor de fondos más conocido del Reino Unido, bloqueara su fondo de renta variable a principios de este mes, y obligó al grupo suizo GAM a liquidar un fondo de bonos el año pasado. Estos acontecimientos demostraron que cuando los inversores pierden la confianza en un gestor de fondos, todo su negocio puede verse afectado.

Natixis parece estar seguro de que las consecuencias son manejables. Los fondos de H20 no han superado el límite del 10% de activos no líquidos. Y la mayoría de ellos han obtenido resultados positivos en lo que va de año.

Pero los accionistas no están de humor para perdonar. En diciembre, la banca de inversión de Natixis registró 260 millones de euros de pérdidas de ingresos y provisiones relacionadas con las apuestas a derivados de renta variable fallidos.

En respuesta, Natixis dijo que quería aumentar los ingresos no bancarios –en su mayoría de gestión de activos– a más de la mitad del total del grupo. Eso ahora parece mucho más difícil.

Las acciones de Natixis estaban cotizando en línea con su valor contable tangible hasta el jueves, una prima significativa respecto a la mayoría de los bancos europeos. Si los clientes pierden la confianza en la capacidad de gestión de activos de Natixis, que en la actualidad representa alrededor de dos quintos de los ingresos, entonces el grupo solo tiene un banco menos rentable al que recurrir. Puede que su acción tenga que seguir cayendo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas