Ahora es el momento de comprar Deutsche

El valor de mercado del prestamista se ha reducido un 20%, aunque una buena gestión puede aumentar pronto el precio de la acción

Una sede de Deutsche en Alemania.
Una sede de Deutsche en Alemania. Reuters

Christian Sewing no puede tomarse un respiro. El jefe del Deutsche Bank ha visto cómo el valor de mercado del prestamista alemán se reducía a solo 13.000 millones de euros. Ahora se está preparando para acudir con el hacha a su banco de inversiones de bajo rendimiento. Lo cierto es que incluso las expectativas más bajas contemplan la posibilidad de que, una vez llevado a cabo el proceso, las acciones se recuperen.

En la junta general anual de Deutsche del mes pasado, Sewing prometió “recortes duros” para revitalizar la rentabilidad. Los negocios de renta variable y de renta fija del banco, especialmente en Estados Unidos, son objetivos prioritarios. Deutsche podría destinar activos de riesgo por valor de 50.000 millones de euros –­aproximadamente una quinta parte del total del banco de inversiones– a su liquidación o venta, según informó el Financial Times.

La cuestión es cuánto costaría esto. Una gran carga de reestructuración empujaría al banco de nuevo a los números rojos, arrastrando su ratio de capital de nivel 1 por debajo del objetivo del 13% del banco y obligando a Sewing a recaudar más capital. Sin embargo, puede que no llegue a eso. Cuando su rival Credit Suisse reestructuró su banco de inversiones entre 2015 y 2018, las pérdidas estimadas eran de alrededor del 4% de los activos que había descargado. Un coeficiente similar en Deutsche Bank significaría 2.000 millones de euros de gastos. Incluso si reconoce esas pérdidas por adelantado, tiene suficiente capital. Además, la descarga de 50.000 millones de euros de activos de riesgo liberaría finalmente casi 7.000 millones de euros de capital, suponiendo que los fondos propios se distribuyan equitativamente en toda la empresa.

Es difícil para quienes no están dentro de la compañía saber qué otros horrores acechan en el balance de Deutsche, de 1,4 billones de euros. Los recortes debilitarán aún más la moral en el banco de inversión, lo que dificultará la retención del personal. Los prestamistas mayoristas no verían con buenos ojos que Deutsche, una vez más, no cumpliera con su objetivo de una rentabilidad del 4% sobre el capital tangible, lo que aumentaría sus costos de endeudamiento. Una recesión económica elevaría los cargos por deudas incobrables. Las investigaciones en curso en Estados Unidos y Alemania pueden dar lugar a nuevas multas.

Pero las acciones valoradas en solo 0,2 veces el capital tangible de Deutsche no tienen valor para el banco de inversión. El prestamista podría obtener un rendimiento del 2,6% sobre el capital tangible para 2020 sobre la base de los resultados esperados de sus divisiones de banca minorista y gestión de activos, según un cálculo de Breakingviews, que utiliza una tasa impositiva del 30%. Suponiendo un coste del 10% del capital, estos dos negocios por sí solos apoyan la valoración actual del banco. Si Sewing puede reducir de forma segura y exitosa el banco de inversión, entonces es el momento de comprar acciones de Deutsche Bank.

Normas