Xiaomi lanza un cable que se transforma de USB-C a microUSB y viceversa

Xiaomi lanza un cable que se transforma de USB-C a microUSB y viceversa

un cable que soluciona una de las situaciones más molestas


Si algo hay que reconocerle a Xiaomi es que es una firma que siempre busca darle una vuelta a sus productos. Una vuelta que como en este caso nos resuelve un problema que es bastante tonto en su esencia, pero que nos afecta más veces de las que nos gustaría. Estamos hablando de los dichosos cables USB y sus distintos formatos. Como sabéis, los móviles Android más modernos ya cuentan con conectores USB-C, mientras que los más antiguos o de gama baja siguen confiando en el conector microUSB. Pues bien, ahora hemos conocido un ingenioso cable de Xiaomi que permite llevar ambos encima, aunque con un solo cable.

Dos cables en uno

WSKEN X1 Pro
Este cable nos resuelve una situación muy habitual


Este nuevo cable lanzado en China es el WSKEN X1 Pro, y con él podemos dar solución a una situación en la que nos hemos visto envueltos muchos. Como es la de necesitar un cable USB-C o un microUSB y como suele ocurrir, contar siempre con el contrario. Cuando eso pase, no hay que preocuparse, al menos con este nuevo cable de Xiaomi. Porque mientras por un lado tiene un conector USB normal y corriente, ideal para conectarlo a un enchufe USB, por el otro lado podemos intercambiar entre los dos tipos de cable.

Básicamente lo que cambiamos es la clavija de este cable.
Como podéis ver en la imagen, las clavijas de este cable son intercambiables, y según necesitemos, podemos convertir el cable a USB-C o a microUSB, a nuestro gusto. No hay más que cambiar un tipo de conector por el otro para poder cargar un móvil moderno, donde antes había un conector para uno más antiguo. Desde luego estamos ante uno de los cables más interesantes que podemos comprar en la actualidad para ir siempre preparados.

Para no tener que estar forzando el cable, lo que podemos hacer es conectar primero el conector USB-C o microUSB al teléfono o dispositivo donde lo vayamos a conectar, y después conectar el cable al adaptador que ya está acoplado en el dispositivo. Por esa razón, es mucho más sencillo y seguro conectar los cables de esta manera y contar siempre con el conector que nos hace falta en cada momento. El cable llega en dos variantes, una con una longitud de 1,2 metros, y otra con una longitud de 2 metros. Ambos cuestan alrededor de entre los 7 y 10 euros, por lo que además son bastante baratos, teniendo en cuenta su curiosa funcionalidad.

Normas
Entra en El País para participar