El hotel Palace renueva su mítica suite real y la llena de experiencias

Acaba de renovar los 160 metros cuadrados de una de las habitaciones más icónicas de Madrid, y ofrece un exclusivo plan de 48 horas por 18.000 euros

Uno de los salones de la suite real del hotel Westin Palace de Madrid.
Uno de los salones de la suite real del hotel Westin Palace de Madrid.

Desde sus terrazas y miradores se puede divisar un entorno privilegiado sobre el Paseo de las Artes de Madrid, con vistas a la Plaza de Neptuno. Dentro, sus muros encierran tantas historias como huéspedes han dormido en la habitación 423 del histórico hotel Westin Palace, fundado en 1912: desde el Aga Khan, a Cristóbal Balenciaga, Ava Gardner, Pavarotti, Sofía Loren, María Callas, Lauren Bacall o Dalí, entre otros. No es una estancia cualquiera, es la joya de la corona del hotel, es la suite real, que vuelve a abrirse después de meses de renovación. El interiorismo es obra del estudio londinense Areen Hospitality, que ha aportado un toque de elegancia contemporánea a los 160 metros cuadrados del aposento.

Renovar un espacio consagrado, respetando su historia y adaptarlo a las necesidades del viajero 2.0 no ha sido tarea fácil. El objetivo era devolver el esplendor de antaño a esta mítica habitación, evolucionando del clasicismo hacía un diseño más fresco y contemporáneo, pero sobre todo, mucho más acogedor para el huésped. Para ello se ha puesto el énfasis en los tonos relajantes, la luz natural y un mobiliario hecho a medida de formas orgánicas. Los estampados y materiales que, alegóricamente representan Madrid, ponen la nota original.

Junto a la máster suite y su regio baño de mármol negro y amarillo, que no ha sido cambiado, destacan un salón oval en el que llama la atención el diseño de una lámpara con motivos vegetales que sobrevuelan el espacio. Un comedor que puede convertirse en sala de reuniones, incluyendo un sistema de videoconferencia con pantalla de 50” que se mimetiza a modo de trampantojo, y una estancia diseñada e iluminada para relajarse con un bar privado .

Además de todos estos ornamentos, la suite se llena de experiencias. De la mano del experto en estilo de vida Germán Jiménez, el hotel ha diseñado un programa de dos noches, titulado Iconic Madrid. En 48 horas, los huéspedes podrán disfrutar de servicios exclusivos, a partir de 18.000 euros, con vuelos privados en avión operados por Gestair (este precio se presupuesta aparte), transporte en limusina Maybach, la más exclusiva de Mercedes Benz, visitas a las boutiques más exclusivas, a puerta cerrada acompañados de un personal shopper, con un festín gastronómico en la suite a cargo del chef del hotel, José Luque.

El programa cuenta también con un entrenador personal, una experiencia nocturna al Madrid de Ava Gardner y de Hemingway, precedida de una sesión de masaje, maquillaje y peluquería, un almuerzo en restaurante dos estrellas Michelin, una visita asesorada al Museo del Prado ó al Reina Sofía y una cena privada en un local clandestino.

Normas