Política

Sánchez intentará evitar un gobierno con Unidas Podemos pero no lo descarta

Algunos miembros destacados dan por seguro ese acuerdo

Pedro Sanchez  visita el barrio de Usera, de Madrid
Pedro Sanchez visita el barrio de Usera, de Madrid GTRES

El presidente en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, intentará evitar un Gobierno de coalición con Unidas Podemos (UP), pero no lo descarta, según fuentes de la ejecutiva del PSOE.

Mientras que en el partido algunos miembros destacados dan por seguro que ese acuerdo se producirá, incluso que el líder de UP, Pablo Iglesias, podría ser ministro, otros llaman a la calma, a la espera de los resultados de las elecciones municipales, autonómicas y europeas de este domingo. "Tenemos que hablarlo todo", señalan desde la cúpula socialista, en referencia a los posibles pactos también en municipios y comunidades autónomas.

Por su parte, la portavoz parlamentaria de Unidas Podemos, Irene Montero, ha señalado este jueves que su formación es "optimista" sobre el desarrollo de las negociaciones con el PSOE para conformar un gobierno progresista, y ha indicado que ambos partidos trabajan en un plan completo de gobierno que implica también elegir qué equipos humanos llevarán a cabo ese plan. "Existe una comunicación abierta para intentar que se abra un ciclo histórico, (...) no se debe pensar en políticas tacticistas", ha dicho, para añadir que se deben afrontar los problemas sociales para transformar la sociedad con vista a 15 o 20 años. 

Según fuentes socialistas, cuando Iglesias se reunió con Sánchez en Moncloa hace dos semanas reclamó a este un gobierno de coalición con la condición "sine qua non" de dirigir él mismo un Ministerio y exigió además que no fuera de los considerados de menor importancia.

Pedro Sánchez, cuya aspiración tras los resultados de las generales del 28 de abril era gobernar en minoría, se estaría planteando en este momento la opción de ceder puestos en el Ejecutivo a UP, en aras de una mayor estabilidad parlamentaria.

Una vez que ha comprobado que el líder de Cs, Albert Rivera, no está dispuesto a facilitar ni su investidura ni su acción de gobierno, esa vía le garantizaría un bloque fijo en el Congreso de 165 escaños (los 123 del PSOE más los 42 de UP) de un total de 350.

Desde las generales del pasado 28 de abril, los socialistas han barajado distintas fórmulas para gobernar esta legislatura, entre ellas la "portuguesa", es decir, con Ejecutivo del PSOE y apoyo parlamentario de UP, y la de gobernar en solitario con acuerdos "a izquierda y a derecha", la cual parece descartada.

Si no lo estuviera, el aviso de que Sánchez puede dar entrada en el Ejecutivo al partido de Iglesias podría ser una forma de presionar a Rivera para lograr lo que hoy se perfila como una ambición imposible para Sánchez y otros dirigentes del PSOE: que Cs se abstenga en su investidura.

Irene Montero pide discreción

por su lado, Irene Montero, en declaraciones a los medios tras asistir a un desayuno informativo,ha apelado una vez más a la prudencia y tras ser preguntada por qué carteras ministeriales preferiría Unidas Podemos, ha señalado que si bien la negociación "no es un quítate tú para ponerme yo", la ciudadanía "no es idiota" y sabe que los equipos humanos, "las personas concretas" que llevarán a cabo ese plan de gobierno, también son importantes porque "muchas veces no es lo mismo que lo haga una persona que otra a la hora de enfrentarse a situaciones complejas".

Esas situaciones complejas a las que ser refiere, dice que serán las necesarias para cambiar a mejor la vida de la gente, como lograr una bajada del precio de la tarifa eléctrica, o conseguir que haya empleo estable en el país.

No obstante, ha añadido que el plan a negociar es completo, y que le toca al PSOE tener la iniciativa porque es el que ha ganado las elecciones generales. "Es importante mantener discreción y en España lo ideal es que se abra un ciclo de progreso. Unidas Podemos estamos en plena disposición para hablar las horas, el tiempo necesario para garantizar que eso sea así", ha apostillado.

Montero ha insistido en que los contacto para esa formación de Gobierno está abierto "de forma cotidiana", y no ha querido ponerse en la piel del PSOE para valorar si desde la otra parte ahora están más receptivos a que la formación morada entre en el posible nuevo Ejecutivo de Sánchez.

Normas