Lo que puede ganar Samsung de la guerra comercial

Aspira a quedarse con mercado de Huawei en todo el mundo, y de Apple en China, si sufre represalias

Logo de Samsung en Seúl (Corea del Sur).
Logo de Samsung en Seúl (Corea del Sur).

Samsung Electronics podría beneficiarse de la guerra tecnológica entre Estados Unidos y China. Las nuevas restricciones del Gobierno federal sobre el uso de chips y software estadounidenses por parte de Huawei Technologies dificultarán la venta de sus equipos de telecomunicaciones fuera de la República Popular. Mientras tanto, los productos de Apple podrían ser vulnerables a represalias en China. Eso abre oportunidades para el grupo coreano de 240.000 millones de dólares (215.000 millones de euros).

Apple y Huawei son el segundo y tercer mayor vendedor de teléfonos móviles en todo el mundo, según la consultora IDC, con cuotas de mercado respectivas del 18% y el 16% en el cuarto trimestre de 2018. Samsung es el más grande, con una participación de alrededor del 19%. Está potencialmente mejor situada para tener ganancias si uno de sus dos mayores rivales o ambos lo pasan mal.

Es dudoso que los usuarios de fuera de China quieran teléfonos Huawei si no tienen acceso a la tienda de aplicaciones de Google y a las versiones actualizadas del sistema operativo Android. Huawei vende alrededor de un cuarto de todos los teléfonos móviles de Europa, Oriente Próximo y África, calcula IDC. Samsung podría quedarse con muchas de estas ventas, ya que sus teléfonos también utilizan Android y hace versiones relativamente baratas, así como otras de gama alta que compiten con el iPhone de Apple.

En China, Apple vendió productos por valor de 44.000 millones de dólares en los últimos cuatro trimestres, principalmente iPhones, y ensambla los dispositivos allí. Si Pekín busca venganza, la empresa fundada por Steve Jobs y con sede en Cupertino (California) es un gran objetivo.

Marcas autóctonas del gigante asiático como Xiaomi podrían quedarse la mayor parte de la cuota de mercado a nivel nacional. Pero Samsung, que actualmente tiene una participación insignificante en la República Popular, también tendría la oportunidad de hacer avances.

Más allá de los teléfonos móviles, Huawei copó casi el 30% del mercado mundial de equipos de telecomunicaciones el año pasado, según la firma de investigación Dell’Oro. Dado que Washington insta también a sus aliados a no comprar sus equipos, las ventas de la compañía probablemente sufrirán mucho en una coyuntura crítica. Muchos operadores comenzarán a desplegar redes 5G de próxima generación el próximo año. Samsung es un actor secundario, pero los problemas de Huawei ayudarán a la empresa coreana a alcanzar su objetivo del 20% del mercado de 5G para 2020.

Samsung suministra muchos chips a empresas chinas, y esa fuente de demanda puede disminuir si sus ventas fuera de la República Popular disminuyen.

Pero vender más de sus propios teléfonos, además de hardware de red, debería de compensarle con creces.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas