La OCDE avala las subidas del salario mínimo y de las pensiones como motor de la economía española

El organismo mantiene que España crecerá un 2,2% este año y un 1,9% en 2020

pensiones pulsa en la foto

La OCDE defiende que las recientes medidas adoptadas por el Gobierno para incrementar la renta disponible de los hogares están sirviendo como motor de crecimiento de la economía española, pero insta aun así el Ejecutivo a mantener la senda de ajuste fiscal para reducir la elevada deuda pública. Así lo valoró este martes el organismo –que agrupa a las 36 mayores economías del mundo– durante la presentación en París de su informe semestral sobre Previsiones Económicas. España es de los pocos países que no ve rebajadas sus perspectivas de crecimiento por la OCDE respecto a hace seis meses, a pesar de la desaceleración mundial y de las tensiones comerciales. Según el órgano, la economía española destaca por su robustez y avanzará este año un 2,2% y un 1,9% el siguiente, en línea con los cálculos del Gobierno.

“La fuerte creación de empleo, la inflación moderada y algunas medidas recientes, como los aumentos de los salarios del sector público, las pensiones y los salarios mínimos, han impulsado los ingresos reales disponibles y han apoyado el consumo privado”, sostiene, lo que está permitiendo un crecimiento sólido. En este sentido, la economista jefe de la OCDE, Laurence Boone, reconoció que por mucho que el alza del salario mínimo haya sido muy fuerte –­un 22% hasta los 900 euros–, ha permitido situarlo en la media del resto de países de la institución, y que, en vez de haber destruido empleo, ha contribuido a “un crecimiento más inclusivo”.

A pesar de que las medidas expansivas de gasto social permitirán sostener el consumo nacional –que tira casi en exclusiva de la economía por el impacto neutro del comercio exterior–, la OCDE insta a “fortalecer aún más las finanzas públicas, dado los altos niveles de la deuda soberana”, que calcula, bajará este año al 96,5% del PIB y al 95,7% el siguiente, unas previsiones algo peores que las del Gobierno. De hecho, si el crecimiento del PIB llegase a ser mayor del esperado, la institución llama a destinar ese exceso de ingresos a acelerar la reducción de la deuda. La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, presente en el acto, destacó la “resistencia” de España y aseguró que el Ejecutivo ha venido usando los ingresos adicionales para reducir el desajuste fiscal de forma más rápida, “sin dejar de priorizar el gasto social”.

En cuanto al déficit público, la OCDE lo eleva dos décimas con respecto a noviembre, hasta el 2% este año y al 1,3% en 2020, unos cálculos bastante más optimistas que los de Bruselas (que no cree que baje del 2,3% y del 2%, respectivamente), aunque recuerda que, hasta el momento, la mayoría de la rebaja se ha logrado por la buena marcha de la economía. Reconoce además que la no aprobación de las cuentas de 2019 elevarán el gasto.

Por todo ello, el secretario general de la institución, Ángel Gurría, sostuvo que a España “le va muy bien”, aunque insistió en que el país todavía tiene numerosas asignaturas pendientes, como la baja productividad y la formación continua del mercado laboral y el fracaso escolar, el escaso gasto en investigación y desarrollo. El informe semestral defiende igualmente que aún hay margen para hacer reformas tributarias que impulsen el crecimiento, y recomienda dar más peso a los impuestos medioambientales y al IVA e incide en no elevar la fiscalidad sobre el trabajo.

España sobresale en el escenario internacional

A diferencia de la mayoría de grandes economías mundiales, la española no ve reducida su previsión de crecimiento por la OCDE para este año y el siguiente, con la sola excepción de Estados Unidos. El organismo solo revisa al alza el PIB estadounidense, que prevé que crezca al 2,8% este año y al 2,3% el siguiente, una y dos décimas más que en el último informe de hace seis meses. En cambio, los países con mayor peso de la eurozona registran importantes recortes y salen mal parados por estar más expuestos que España a las tensiones comerciales. En concreto, Alemania e Italia sufren las mayores rebajas. El PIB germano solo repuntará un 0,7% este 2019 y un 1,2% el que viene –nueve y dos décimas menos que la última previsión–. Italia se estanca este año pero logrará un ligero aumento del 0,6% del PIB en 2020 –nueve y tres décimas menos–. Francia resiste mejor y crecerá en 2019 y el siguiente al 1,3%, tres y dos décimas por debajo de lo previsto en noviembre.

El dinamismo español supera de largo al resto de la eurozona, que avanzará un 1,2% y 1,4% en estos dos años, así como al conjunto de países de la OCDE, que lo harán al 1,8% tanto en 2019 como en 2020.

Normas