Tesla, en mínimos de dos años, después de que Musk anuncie que controlará cada dólar que se gaste

Las acciones de la automovilística pierden más de un 4% en Wall Street

tesla recorte gastos

Las acciones de Tesla caen alrededor de un 4% en Wall Street y se sitúan en mínimos de diciembre de 2016. El mercado responde así a la advertencia de su presidente, Elon Musk, de que controlará, junto al nuevo responsable financiero de la automovilística, Zach Kirkhorn, cada dólar que gaste la compañía. 

En un correo electrónico enviado a la plantilla, Musk anunció que es muy importante examinar "todos los gastos de Tesla, no importa lo pequeños que sea". La firma está poniendo en marcha un nuevo sistema de recorte de gastos que hará que todos los equipos que integran la compañía estudien cada nuevo pago, incluidos "salarios o gastos de viajes", entre otros. 

La empresa, que ha recaudado este mes 2.350 millones de dólares a través de una ampliación de capital, ha sido objeto de fuertes críticas por parte de los inversores y analistas debido a los números rojos de los tres primeros meses del año. Musk recordó las pérdidas de 700 millones registradas por Tesla en el primer trimestre, y explicó que los ingresos obtenidos les dan solo 10 meses para ser rentables, teniendo en cuenta la velocidad a la que han estado aumentando las pérdidas hasta ahora.

No obstante, esta no es la primera vez que la empresa pone en marcha un control de sus gastos. En abril de 2018, los empleados de Tesla recibieron un correo en el que Musk les anunciaba que había indicado a su equipo financiero que debía "examinar sus gastos a nivel internacioal" para encontrar formar de recortarlos.  

La caída de este viernes lleva a la automovilística a sumar un desplome de alrededor del 14% en el mes de mayo, en parte debido al aumento de las tensiones comerciales entre EE UU y China. El gigante asiático es uno de los mayores fabricantes de automóviles del mundo y su demanda de vehículos eléctricos es muy elevada, lo que lo convierte en un mercado muy atractivo para Tesla. De hecho, a principios de este año, la compañía inició la construcción de una fábrica de baterías y vehículos a las afueras de Shangai. La planta podría estar fabricando alrededor de 2.000 automóviles a la semana para finales de 2019, según Musk. 

Nuevo accidente mortal con uno de sus vehículos autónomos

Las autoridades estadounidenses revelaron este jueves que el sistema Autopilot, de conducción automática, controlaba el Tesla Model 3 que se estrelló el pasado 1 de marzo en Florida (EE UU) causando la muerte a su conductor.

Un informe preliminar del Consejo Nacional para la Seguridad en el Transporte (NTSB, en inglés) dado a conocer este viernes concluye que el conductor del vehículo, Jeremy Beren Banner, activó el Autopilot, que proporciona funciones de conducción automática, 10 segundos antes del impacto. El documento también señala que Autopilot no detectó las manos del conductor en el volante en los últimos ocho segundos y que no realizó maniobras evasivas para evitar el choque contra un camión, cuando el Model 3 circulaba a 68 millas por hora (109 kilómetros por hora) en una área donde el límite era de 55 millas por hora (88,5 kilómetros por hora).

En respuesta a la difusión del informe, Tesla defendió en un comunicado el sistema de conducción automática. "Los conductores de Tesla han registrado más de mil millones de kilómetros con el Autopilot activado y nuestra información muestra que cuando es utilizado de forma apropiada por un conductor atento que está preparado para tomar control en todo momento, los conductores con Autopilot son más seguros", aseguró la compañía.

El Model 3 2018 y el camión circulaban por una autopista. En el momento del impacto, el camión estaba cruzando carriles y se interpuso en el camino del Model 3. El vehículo de Banner se empotró contra los bajos del camión y el techo del Model 3 se desprendió.

La muerte Banner, de 50 años de edad, es la cuarta conocida en vehículos de Tesla con el sistema automático activado (tres en EE UU y una en China) y su accidente es muy similar al ocurrido en 2016 también en Florida, cuando un Model S se estrelló contra la parte trasera de otro camión. Entonces, la Administración Nacional para la Seguridad en la Carretera apuntó que el sistema de frenado automático de emergencia (AEB, por sus siglas en inglés) del Tesla no se activó y que el conductor "no frenó, maniobró o tomó ninguna otra medida para evitar la colisión".

El informe añadió que la investigación "no identificó ningún defecto en el diseño o el rendimiento del AEB o Autopilot", aunque también consideró que a la muerte del conductor contribuyó la falta de "salvaguardas". Tras el reporte del accidente en 2016, Tesla afirmó que había realizado cambios en los sensores de Autopilot para detectar mejor objetos

Normas