Los gestores alertan: el mercado no está preparado para los efectos de una guerra comercial entre EE UU y China

Las posiciones defensivas en Europa alcanzan su mayor nivel desde la votación del Brexit

Los gestores alertan: el mercado no está preparado para los efectos de una guerra comercial entre EE UU y China
EFE

Los gestores de fondos de inversión advierten sobre que los inversores no están bien posicionados en el caso de un no acuerdo entre Estados Unidos y China que desemboque en una guerra comercial. Así lo apunta la última encuesta efectuada por Bank of America Merrill Lynch entre 195 máximos responsables de fondos que acumulan un total de 588.000 millones de dólares bajo gestión.

El nuevo aumento de la tensión entre Washington y Pekín que ha provocado la reciente escalada arancelaria entre las dos principales potencias del mundo ha teñido las principales Bolsas de rojo y se ha convertido en el fundamental motivo de preocupación entre los gestores un mes más.

Tras los últimos acontecimientos, se ha producido un fuerte aumento de la inquietud respecto a este tema en mayo con un 37% de los encuestados señalándolo como la principal amenaza para los mercados frente al 20% del mes anterior. No obstante, el miedo sigue situándose lejos de los niveles que registró el verano pasado, cuando cerca de un 60% de los encuestados se mostraron temerosos con la guerra comercial.

Lo cierto es que el posible estallido de una guerra comercial se trata de un temor recurrente. Desde marzo de 2018, ha sido la mayor fobia que padecen los expertos consultados en esta encuesta. En todo este periodo de tiempo, solo en dos ocasiones dos asuntos distintos preocuparon más a los inversores; el miedo ante cambios en las políticas monetarias de la Fed y del BCE en mayo del año pasado y la desaceleración económica de China en marzo de este año.

Ante el cada vez más intenso sonido de los tambores de guerra, los inversores se están preparando para las turbulencias pero todavía no están listos. Más de un tercio de los expertos encuestados a nivel mundial han tomado medidas para proteger sus carteras frente a una fuerte caída de los mercados durante los próximos tres meses, el nivel más alto en toda la historia de la encuesta. Entre los gestores europeos, las posiciones defensivas no eran tan elevadas desde la votación del Brexit en el año 2016.

A pesar de esta toma de posiciones conservadoras en la que los gestores prefieren mantener un elevado porcentaje de liquidez en sus carteras, la encuesta de Bank of America sostiene que no es suficiente: "Los inversores están bien concienciados, pero no bien posicionados para un escenario de no acuerdo", concluye.

Pero más allá de la guerra comercial, los gestores han tenido la oportunidad de dar su opinión sobre otros temas interesantes para los mercados. Cerca de un 45% de los consultados creen que la próxima recesión llegará en 2020, con un 18% apostando porque se produzca durante la primera mitad del año y un 27% por la segunda mitad.

Respecto a los tipos de interés, los gestores consideran que la Reserva Federal estadounidense no hará grandes movimientos y siete de cada 10 sostienen que se mantendrán en el rango de entre el 2% y el 3%. Solo el 4% de los encuestados ve los tipos descendiendo por debajo del 2% mientras que dos de cada diez los ve por encima del 3%.

Dejando atrás los nubarrones que arrojan sobre los mercados Estados Unidos y China, el rayo de luz lo pone Europa. Después de 12 meses en el olvido, las intenciones de los inversores de hacerse con acciones de empresas del viejo continente se han elevado con fuerza para alcanzar un 6% neto en positivo, el mejor dato desde mayo del año pasado.

Por países, Italia sería el menos preferido de Europa con un 20% de los gestores pensando en infraponderar sus posiciones. Alemania sigue siendo un mes más el favorito con el 23% considerando aumentar su presencia y España se alza como el segundo destino preferido por los inversores del viejo continente con cerca de un 10% pensando en sobreponderar las posiciones.

Un 14% de los gestores de fondos europeos esperan que el crecimiento económico en Europa mejore durante los próximos doce meses, también el mayor nivel en un año. En lo que a inflación respecta el 46% de los inversores esperan que aumente frente al 33% de abril.

Normas