La burbuja llega a los hoteles: 152.000 euros por cada habitación comprada

Cushman & Wakefield constata que prosigue la subida de precios en compra y alquiler, en especial en Madrid y Barcelona

El buen momento del mercado inmobiliario y del turismo ha impulsado la compraventa de activos hoteleros y al mismo tiempo ha llevado los precios de las operaciones a niveles inéditos. En 2018, el precio medio de las compras se situó en 152.000 euros por habitación de hotel, según el informe Marketbeat Hospitality, presentado esta mañana en Barcelona y realizado por la consultora inmobiliaria Cushman & Wakefield a partir de la encuesta a cien cadenas, tanto nacionales como internacionales, en España.

Es la primera vez que se extrae una media en este estudio, aunque los precios pagados en todas las operaciones analizadas apuntan a una tendencia al alza. "Las operaciones de compra de activos hoteleros comprendidas entre los 120.000 y los 150.000 euros han aumentado 16 puntos porcentuales respecto a 2017 mientras que las adquisiciones entre 60.000 y 120.000 euros han descendido 10 puntos porcentuales. Esta cifra demuestra que los activos siguen en ciclo alcista, subiendo precios sobre todo en zonas prime y ciudades como Madrid y Barcelona", recalca el estudio. Entre esas operaciones, protagonizadas masivamente por fondos de inversión y socimis, destacaron la compra de la cartera de Hispania por parte de Blackstone o la adquisición del hotel Villamagna en Madrid o el Hotel Edition en Barcelona.

La consultora prevé que las transacciones en 2019 se producirán en mercados secundarios como Zaragoza, Alicante, Málaga o Huelva

Pero la subida de precios no solo ha afectado a los hoteles en propiedad, sino también a los que están en régimen de alquiler y por lo tanto a las rentas que pagan por ellos. Así, una de las conclusiones recalca que si bien, la renta pactada se situó en los niveles de 2017 para el 54% de los contratos de alquiler fijo (entre 3.001 y 9.000 por habitación y año), el incremento ha sido especialmente apreciable en el caso de aquellos que pagan rentas entre 9.000 y 12.000 euros por habitación al año, que ya suponen el 35% de los contratos firmados, cuando en 2017 no llegaban al 25% y en 2016 al 18%. Por ubicaciones, un porcentaje elevado de los inmuebles en alquiler están en Madrid y Barcelona, con rentas más altas, seguidas por ciudades intermedias como Valencia, Sevilla, Málaga o Bilbao.

De la misma manera, esa inflación también se ha producido en el caso de los contratos de alquiler variable, donde las operaciones en las que se fijan precios por encima de los 9.000 euros por habitación y año han representado el 56% del total, con un incremento de 18 puntos porcentuales respecto al ejercicio anterior. El informe destaca que en ninguno de los contratos firmados en esta modalidad se produjo una renegociación a la baja de la renta pactada.

La consultora inmobiliaria prevé que los fondos de inversión y las socimis seguirán siendo los protagonistas del mercado en 2019, "a pesar de que el precio de los activos ya no es tan atractivo" y augura que las transacciones se producirán en mercados secundarios, tanto en el ámbito urbano (Zaragoza, Alicante, Córdoba, Granada…), como vacacional (Costa Blanca, Costa de Almería, Costa de la Luz…). "En estos destinos se premiarán los activos con una buena ubicación y con precios que aún permitan un recorrido de revalorización, aprovechando el empuje de la demanda nacional y el corporativo, en el caso de los urbanos".

Normas