Bruselas teme que el déficit se desvíe al 2,3% este año por los decretos sociales

Mantiene la previsión de alza de PIB en el 2,1 pero cree que el agujero fiscal seguirá en el 2% en 2020 si tampoco hay Presupuestos

Previsiones España pulsa en la foto

La Comisión Europea (CE) estima que el déficit público de España apenas se reducirá este año del 2,48% al 2,3% ante la ausencia de Presupuestos Generales que compensen el gasto adicional de los reales decretos leyes aprobados por el Gobierno en los últimos meses. Solo el aumento de las cotizaciones y el incremento del PIB, de los mayores de toda la eurozona, permitirán reducir moderadamente un agujero público que, si no se aprueban nuevas cuentas para el próximo ejercicio, se mantendrá en el 2% en 2020.

Las cifras contrastan con el horizonte dibujado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez en el Plan de Estabilidad remitido a Bruselas la pasada semana. Este preveía un 2% de déficit ya este año y reconducirlo al 1,1% en 2020.Las tres décimas de diferencia para 2019 radican en que el Gobierno prevé un alza del PIB del 2,2%, frente al 2,1% que espera Bruselas. Además, confía en que la subida del 22% de las bases mínimas de cotización que implicó subir el salario mínimo, y del 7% aprobado para las máximas permitan, junto a la creación de empleo, permita compensar el coste de los decretos sociales y sanear más las cuentas. Así, Economía cree que la mejora económica permitirá ingresar 10.000 millones de euros más en impuestos este año a los que suma 3.786 millones de ingresos extra por cotizaciones frente a la factura de 3.829 millones de los decretos de aumento de pensiones, permiso de paternidad, o el subsidio para parados de más de 52 años.

“Como el proyecto presupuestario de 2019 fue rechazado por el Parlamento en febrero, la previsión de 2019 está basada en la prórroga del Presupuesto de 2018 y varias medidas de nuevos gastos e ingresos adoptados por real decreto ley”, explica Bruselas, que anteriormente asumió que el plan presupuestario de Sánchez rebajaría el déficit de este año al 2,1%.

Para 2020, la diferencia entre los cálculos europeos y españoles asciende a nueve décimas por dos factores clave. De un lado, el diferente punto de partida de cierre de 2019 en cada estimación. De otra, que Bruselas hace su previsión a políticas constantes, esto es, bajo la hipótesis de que se volvieran a prorrogar las cuentas de 2018. El Ejecutivo español, por su parte, informó a la CE de que su plan es impulsar en 2020 el proyecto presupuestario que ideó para 2019. De lograr el apoyo parlamentario necesario, el próximo año entraría en vigor la reforma fiscal que viene anunciando Hacienda y con la que espera recaudar 5.654 millones extra. Esta incluye subidas de gravamen de IRPF a rentas de más de 130.000 euros, un tipo mínimo del 15% de Sociedades para grandes empresas, un alza del diésel, o la creación de las tasas Tobin y Google

Las amenazas

Riesgos. Las previsiones económicas de primavera publicadas este martes por la Comisión Europea achacan la revisión a la baja de las grandes cifras de la UE a la ralentización económica global, las tensiones comerciales y la “continuada debilidad” de las industrias manufactureras, especialmente del motor. En el horizonte ve como principales riesgos una guerra comercial abierta, que la desaceleración se acentúe, especialmente si China crece menos de lo esperado, y un Brexit sin acuerdo.

Por países. Bruselas ha rebajado la previsión de crecimiento de Alemania en seis décimas (al 0,5%) en 2019); en una décima la de Italia, que se mantendría estancada con un avance del PIB del 0,1%; y en otra la de Francia, que resistiría con un (1,3%). Irlanda (3,8%) y Grecia 2,2% son las grandes economías europeas que más crecerán en 2019.o.

Funcas. Elevó este martes una décima su previsión de alza del PIB al 2,2% en 2018. En 2020 y 2021 espera un 1,8%.

Para llegar al 1,1% anunciado, a esas cinco décimas de recaudación extra habría que sumarles algo más. Por ahora, Economía cuenta con una moderación del ritmo de gasto y un crecimiento económico del 1,9%, el mismo que espera Bruselas. En todo caso, la CE aguardará a conocer ese nuevo plan presupuestario para calibrar su fiabilidad y valorar una posible revisión de las proyecciones para España. De momento asume que rebajará su deuda al 95,7% en 2020 frente al 94% que se marcó el Gobierno.

En todo caso, la CE asume que el país mantendrá el importante ritmo de crecimiento que ya le calculó en invierno frente a una UE lastrada por los malos resultados de la locomotora alemana. Bruselas ha rebajado en una décima las estimaciones de incremento de PIB de cada año para el conjunto de los 28 Estados miembros (al 1,4% este ejercicio y 1,6%, el próximo) y otro tanto las de la eurozona (1,2% y 1,5%). Eso sí, mientras que España seguiría en desaceleración en 2020, la UE, de media, repuntaría.

Normas