El Ibex estrena mayo con una caída del 1,59% que le hace perder los 9.500

La digestión de la reunión de la Fed lleva al selectivo a su peor sesión en casi mes y medio

Una televisión informa de la decisión de la Fed, en la Bolsa de Nueva York.
Una televisión informa de la decisión de la Fed, en la Bolsa de Nueva York. AP

Cuanto más alta es la subida, más dura es la caída. Tras dos sesiones consecutivas acumulando un mejor desempeño que el resto de Bolsas europeas, el Ibex 35 arranca el mes de mayo como el peor índice de Europa con un retroceso del 1,59% que ha dejado al selectivo en los 9.418,2 puntos, por debajo de la cota psicológica de los 9.500 enteros.

Así, las ventas son generalizadas en las principales plazas europeas con la excepción del Dax alemán, que salva los muebles con un alza del 0,01% impulsado por los buenos resultados de Volkswagen. El Cac francés (-0,85%), el Stoxx 50 (-0,73%), el Mib italiano (-0,74%) y el FTSE británico (-0,46%) también han cerrado en negativo, pero nada que ver con la fuerte caída del Ibex, que vive su peor jornada desde hace casi un mes y medio.

La banca, un sector de gran peso en el Ibex, ha cotizado hoy en negativo con la notable excepción de Caixabank y Sabadell, que junto a Ence (+1%) han liderado al selectivo al registrar alzas del 0,95% y del 2,9% respectivamente. En el lado de las pérdidas, Arcelormittal (-3,65%), Cellnex (-3,79%) y Amadeus (-4,20%) han sido los más castigados del día.

Principales cotizaciones

IBEX 35 9.159,80 -0,36%
EUROSTOXX 50 3.444,36 -0,32%
DOW JONES 26.548,22 -0,67%
USD x EUR 0,8807 0,114%
Petroleo Brent 65,760 1,091%

Durante la sesión de hoy, se han dejado sentir los efectos de la reunión que mantuvo ayer la Reserva Federal de Estados Unidos, en la que Jerome Powell dejó claro que no quiere ni oír hablar de las presiones de Donald Trump. Si el presidente estadounidense había sugerido bajar tipos porque la inflación es reducida, Powell apuntó ayer que esta baja inflación es "transitoria". Una palabra que descarta, en el corto plazo, las bajadas de tipos que algunos analistas barajaban. 

El mercado da por hecho que no subirán más los tipos, pero simplemente los comentarios acerca de un posible recorte son caramelos para el mercado. Powell se ocupó ayer de esconderlos, lo que provocó un cierre en negativo de Wall Street que se ha contagiado a los mercados europeos. En la sesión de hoy, Wall Street abrió nuevamente a la baja, pero a la hora del cese de negociaciones en Europa, cotizaba mixto con Nasdaq y S&P en positivo.

Los tipos de interés también han reaccionado a la Fed; la deuda española a 10 años ha llegado a estar en el 0,97%, su nivel más bajo desde 2016. El bono estadounidense se sitúa en el 2,545% mientras que el bund alemán escala un punto básico hasta el 0,029%. En el mercado de divisas, el euro cede un 0,13% para estabilizarse en los 1,118 dólares, después de sufrir ayer en cuestión de minutos un desplome del 0,7%.

Además de a lo que ocurrió ayer con la Reserva Federal, los inversores han prestado atención a los datos sobre la producción industrial en Europa y a la temporada de resultados, que hoy ha seguido su curso en Europa con Volkswagen, ING y Shell como protagonistas.

A pesar de una leve mejoría en el mes de abril, el índice PMI manufacturero de la zona euro ha continuado en fase de contracción por tercer mes consecutivo, con la industria de Alemania encabezando la desaceleración al situarse en el nivel de los 44,4 puntos. En cambio, la industria española ha proseguido expandiéndose a su mejor ritmo desde el pasado mes de enero con 51,9.

En los resultados empresariales, el grupo automovilístico alemán Volkswagen tuvo en el primer trimestre un beneficio operativo de 3.900 millones de euros, un 7,1% menos que un año antes, debido a costes extraordinarios de 1.000 millones de euros por riesgos legales. La cifra ha estado por encima de los esperado por los analistas, si se excluyen los citados gastos legales.

El banco holandés ING obtuvo un beneficio neto de 1.119 millones de euros en el primer trimestre de 2019, lo que ha supuesto un descenso del 8,7% con respecto al mismo periodo de un año antes. Los resultados no han convencido a los inversores, que han respondido vendiendo acciones de la entidad.

En los tres primeros meses, el beneficio atribuido de Shell fue de 6.001 millones de dólares (5.355 millones de euros), un 2% más que en el mismo periodo del año anterior. Los débiles resultados de Shell contrastan con los de otras petroleras como BP, que obtuvo un beneficio atribuido de 2.934 millones de dólares (2.624 millones de euros) en el primer trimestre de 2019, un 18,8% más que en el mismo periodo del año.

Por otro lado, la libra esterlina se cambia en el entorno de los 1,30 dólares. Ayer Theresa May sugirió posibles avances en las conversaciones con los laboristas para pactar un Brexit. "Hay puntos comunes sobre los beneficios de una unión aduanera que hemos identificado entre la oposición y nosotros", apuntó May ante un comité parlamentario.

En las materias primas, el petróleo también es protagonista de un fuerte descenso en la sesión de hoy. El precio del barril de Brent pierde al cierre de los mercados en Europa un 2,62% y se vende a 70,29 dólares. A pesar del compromiso que adquirió el ministro de energía ruso Alexander Novak de que abril fuera el primer mes en el que Rusia cumpliera con el recorte de la producción que acordó con la OPEP, el tercer mayor productor de crudo del mundo no ha recortado su producción tanto como acordó. Así, la extracción de oro negro cayó en 185.000 barriles al día frente a los 228.000 a los que se habían comprometido.

El nivel de inventario de las reservas de crudo en Estados Unidos también ha presionado a la baja el precio. La principal economía del mundo almacena en estos momentos 470 millones de barriles de petróleo, el mayor volumen de inventarios desde 2017.

Normas