Uber pone en marcha su OPV y señala a España como uno de sus mercados prioritarios

La tecnológica registra el folleto de la operación, aún sin fecha y sin precio

Uber salida a Bolsa

La mayor OPV en el sector tecnológico desde Alibaba en 2014 ya está en marcha. El polémico gigante del transporte de viajeros con conductor Uber registró anoche el folleto de su salida a Bolsa. Con todo, la empresa no ha ofrecido ni fecha ni rango de precios. La operación llega apenas dos semanas después del estreno de su principal rival, Lyft, que cotiza por debajo del precio de salida.

El folleto incluye información hasta ahora desconocida sobre la multinacional del transporte. El año pasado, la compañía registró unos ingresos de 11.270 millones de dólares (unos 10.000 millones de euros), un 42% más que el año anterior. Su pérdida operativa ascendió a 1.850 millones y su beneficio neto fue de 997 millones, cuatro veces menos.

La empresa, en el capítulo de riesgos, alerta de que quizá nunca llegue a ganar dinero. Entre su fundación en 2009 y finales de 2018 acumuló una deuda de 7.900 millones de dólares. Eso sí, tiene 91 millones de usuarios, entendidos éstos como clientes que han usado alguno de sus servicios (incluido Uber Eats) en el último mes. El crecimiento en usuarios es del 33,8% interanual, más bajo en todo caso que el 51% de hace un año. Uber indicó que opera en más de 700 ciudades y realiza 14 millones de viajes diarios. EE UU es su mayor mercado, donde controla el 65%. La misma penetración que tiene en Europa y Latinoamérica. En Oriente Medio es del 50%, como en India.

En su folleto, la multinacional destaca a España como uno de los seis mercados prioritarios en el corto plazo. Los otros son Argentina, Alemania, Corea del Sur, Italia y Japón. Pero advierte que, aunque su capacidad “para hacer crecer nuestras operaciones [en España] es fluida”, podría verse limitada por “restricciones regulatorias significativas”. Uber dejó de operar en Barcelona a finales del pasado enero tras comunicar a sus usuarios que la obligación de precontratar sus coches con 15 minutos de antelación les impedía seguir operando en la ciudad.

Informaciones publicadas esta semana apuntaban a una valoración en torno a los 90.000 o 100.000 millones de dólares (entre 80.000 y 88.000 millones de euros), por debajo de las previsiones anteriores que barajaban los bancos de inversión, que la situaban en hasta 120.000 millones de dólares. El volumen de la operación rondaría según estas informaciones los 10.000 millones, la mayor parte mediante la emisión de nuevos títulos. 

La compañía comenzará su roadshow el 28 de abril y debutará en Bolsa a principios de mayo. El Financial Times afirma que, según fuentes cercanas a la compañía, la fecha de salida podría ser el día 10 de dicho mes.

Uber, en todo caso, está más interesada en destacar la ventaja tecnológica. "Nuestro éxito vendrá de una ejecución estelar de nuestros planes y de la fortaleza de la plataforma que tanto nos ha costado construir", aseguró el consejero delegado, Dara Khosrowshahi en una carta a inversores. El ejecutivo, que sustituyó al fundador Travis Kalanick en medio de una gran polémica por las prácticas poco éticas de la empresa y su dudosa cultura corporativa, ha admitido errores previos fruto, asegura "de los atributos que han hecho de Uber una startup tan exitosa". La empresa se ha visto envuelta en escándalos de abuso sexual, espionaje industrial, engaño a las autoridades, sobornos o el uso de software ilícito.

Uber, que cuenta con dos grandes accionistas (el grupo japonés Softbank, con un 16,3% de sus acciones, y el fondo Benchmark, con un 11%), controla el 38% del capital en la rusa Yandex, el 15% de la china Didi y el 23% en Grab. La compañía detalla en el folleto cuáles son sus principales competidores: Didi, Lyft, OLA, Careem y Taxify. Ni rastro de la española Cabify, con la que no solo compite en España sino también en algunos países de América Latina.

La empresa, que se enfrenta a problemas potenciales como la presión de algunos países para redefinir el rol de los conductores de sus vehículos como empleados, se ha marcado una estrategia de futuro apoyada en la diversificación, con servicios de transporte de comida, patinetes y vehículos sin conductor. Khosrowshahi también ha defendido en sus últimos discursos que la compañía ha mejorado su gobierno corporativo. "Hemos creado un equipo de gestión más fuerte y más cohesionado y hemos realizado los cambios necesarios para garantizar que la cultura de nuestra compañía premia el trabajo en equipo y alienta a los empleados a comprometerse a largo plazo".

También advirtió que la compañía no "rehuiría" hacer sacrificios financieros a corto plazo para obtener ganancias a largo plazo. Ahora habrá que ver cuánto tiempo están dispuestos a aguantar los inversores que su negocio no sea rentable.

Normas