El deseo de regulación de Zuckerberg es un canto de sirena

Es una forma de que las tecnológicas mantengan privadas las ganancias mientras socializan responsabilidad y costes

Mark Zuckerberg, en el Senado de EE UU.
Mark Zuckerberg, en el Senado de EE UU.

Mark Zuckerberg se está dando cuenta de que una mayor regulación tiene sus ventajas. El jefe de Facebook quiere que los Gobiernos desarrollen reglas estandarizadas para internet. Hay mucho que decir al respecto, pero también es una forma de que las tecnológicas mantengan privadas las ganancias mientras socializan responsabilidad y costes.

Zuckerberg reveló el sábado en el Washington Post que cree que la red social –y otras tecnológicas– tienen demasiado poder sobre los datos y el contenido, y que los reguladores deberían intervenir más. Dijo incluso que en cuestiones de privacidad apoya, como estrella mundial de la industria, el Reglamento de Protección de Datos (RGPD) de la UE, que otorga a los consumidores el derecho a elegir la forma en que se usa su información.

Se ha criticado a Facebook y YouTube, de Alphabet, por permitir a los usuarios publicar contenido sin filtrar. Ambas dependen en gran medida de la inteligencia artificial para arrancar de raíz los vídeos ofensivos. Hace nada, el terrorista de Nueva Zelanda utilizó Facebook para transmitir en directo sus ataques contra dos mezquitas. Sheryl Sandberg, jefa de operaciones de la red social, describió las acciones que estaba llevando la empresa este mismo fin de semana en un diario neozelandés.

Los políticos demócratas y republicanos ya tienen a Silicon Valley –especialmente Facebook– en el punto de mira. California se está preparando para promulgar leyes el próximo año que mantendrán bajo control el uso de los datos de los consumidores por parte de las tecnológicas. Si otros estados aprueban su propia legislación, podría haber una mezcolanza de reglas. Hacer leyes federales reduciría la complejidad.

También es instructivo que Zuckerberg sea un fanático del RGPD europeo. Desde que se introdujo en mayo pasado, la tasa de crecimiento de los ingresos por usuario de Facebook en Europa se ha ralentizado. Pero sigue siendo una de las regiones más rentables. Proteger la capacidad de ganar dinero es parte del trabajo de Zuckerberg: por eso su petición es un canto de sirena.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas