Entrevista responsable de gestión de carteras a corto plazo en Pimco

Jerome Schneider: “Descartamos una recesión este año y vemos un 25% de probabilidad en 2020”

Quita hierro a la inversión de la curva de tipos en Estados Unidos

Jerome Schneider, gestor de Pimco
Jerome Schneider, gestor de Pimco

En 2018 las rentabilidades positivas brillaron por su ausencia. Fueron pocos los activos que se salvaron de las pérdidas. A pesar de ello, el fondo de corta duración de Pimco que gestiona Jerome Schneider limitó las pérdidas al 1,5% y en lo que va de año los retornos positivos alcanzan el 0,3%. El gestor invierte activamente en instrumentos del mercado monetario de alta calidad y en valores de renta fija a corto plazo. Su objetivo central es preservar capital. El experto descarta una recesión en los próximos meses pero augura que la volatilidad será la tendencia imperante en el mercado.

La semana pasada la curva de tipos de EE UU se invirtió, un movimiento que muchos ven como la antesala de la recesión. ¿Qué opinión manejan desde Pimco?

Es cierto que el hecho de que las letras a tres meses de EE UU paguen más que el bono a 10 años indica que los inversores podrían estar preparándose para una recesión inminente. Sin embargo, la historia nos dice que este movimiento no siempre es certero. Eso fue lo que sucedió en 1994-1995 después de que la Fed redujera las tasas en 175 puntos básicos. En aquel momento, la curva se aplanó y poco después se invirtió ligeramente. Aunque el crecimiento se desaceleró, como está ocurriendo ahora, la flexibilización fue suficiente para que la economía recuperara su equilibrio y se reconstruyera el crecimiento. Como señal previa a la recesión prefiero emplear como referencia la curva entre la deuda a dos y diez años, que a día de hoy sigue siendo positiva.

Según sus palabras, la recesión todavía anda lejos.

Descartamos que se vaya a producir este año y para 2020 le concedemos una probabilidad del 25%. Reconozco que el ciclo expansivo actual es el más largo de los últimos años y la duda está en cuánto más se puede prolongar. No necesariamente va a haber una recesión global. La economía continuará creciendo en los próximos dos años pero a un ritmo más moderado. Eso sí, los inversores deben preparase para una mayor volatilidad en el mercado, una situación que puede dar lugar a oportunidades atractivas, pero también a un incremento del riesgo.

En la última reunión de la Reserva Federal los miembros de la institución adelantaron que no habrá subidas de tipos en 2019. ¿Como lo interpretan?

La decisión del Comité de Mercado Abierto de la Fed de mantener las tasas de referencia y reducir sus expectativas futuras de aumentos resalta el mayor énfasis del banco central estadounidense en apoyar un crecimiento del PIB por encima del 2%, al tiempo que brinda apoyo adicional para impulsar la inflación a su nivel objetivo del 2%. Las tasas actuales reflejan nuestra tesis de neutralidad. Es decir, sugieren que los niveles de entre el 2% y 3% están cerca del punto más alto de este ciclo económico. Si la Fed tiene éxito, el crecimiento continuará y la inflación aumentará, lo que le dará a la Fed el potencial para alterar la política monetaria una vez más en 2020.

El BCE también ha retrasado la subida de los tipos. ¿Para cuándo la primera subida de tipos? ¿Qué previsiones de inflación y PIB calculan para la eurozona?

No vemos subidas de los tipos de interés en la eurozona por un largo periodo de tiempo. Con la Fed haciendo un alto en el camino al alza del precio del dinero, retrasamos el primer incremento en la zona euro a 2020. Nuestras previsiones de inflación se sitúan en el 1% y el crecimiento entre el 1% y el 1,5%. A nivel mundial el PIB lo elevamos a entre el 2% y el 3,5% para los próximos meses.

¿Cuáles son las principales posiciones que mantienen en deuda soberana?

Dada la variedad de riesgos de cola que vemos en el mercado (política monetaria, la guerra comercial o el Brexit), hemos estado ejecutando una cartera de alta calidad que incluye exposiciones a hipotecas de agencias de EE UU, bonos ligados a la inflación y deuda soberana de Canadá. En términos generales nuestra cartera sigue siendo altamente líquida, centrándose en la diversificación, incluidos los valores respaldados por activos con calificación tripe A. En lo que a vencimientos se refiere, mi universo de actuación se centra en los plazos que van de los cero a los tres años de duración.

¿Y en deuda corporativa?

Seguimos siendo selectivos en el crédito corporativo, pero hemos encontrado oportunidades atractivas en activos del sector de la automoción y emisores no financieros de papel comercial que ofrecen rentabilidades cercanas al 3%.

Las políticas monetarias han favorecido la emisión de bonos con rating BBB. Ahora en un escenario de desaceleración se empieza a hablar de burbuja en estos activos ante el riesgo de recorte de la calificación. ¿Cuál es la valoración que manejan en Pimco?

Desde 2018, en la gestora mantenemos un perfil defensivo y selectivo en términos de exposición crediticia corporativa. Hemos evitado las asignaciones de índices generales, a favor de situaciones específicas y créditos en los que podemos ofrecer a los clientes una propuesta atractiva de riesgo-recompensa dada nuestra capacidad para realizar una investigación crediticia fundamental. Para ello llevamos a cabo un análisis exhaustivo de las compañías, de sus bonos y precios que ofrecen centrándonos solo en aquellas con perspectivas al alza del rating.

Normas
Entra en El País para participar