Volkswagen gana un 5,8% más y Seat logra un beneficio récord de 254 millones

El consorcio alemán obtuvo unos beneficios el año pasado de 11.827 millones

El consejero delegado de Volkswagen Herbert Diess en conferencia de prensa en Wolfsburg,
El consejero delegado de Volkswagen Herbert Diess en conferencia de prensa en Wolfsburg, AFP

Seat es la marca que más crece del grupo Volkswagen. Así se desprende de los resultados que ha presentado el consorcio alemán este martes en Wolfsburgo, Alemania. La firma española incrementó su beneficio operativo un 33,4% en 2018 respecto al ejercicio precedente, hasta los 254 millones de euros. Un año récord para la automovilística.

El volumen de negocio de Seat se ha situado en los 10.202 millones, un 3,1% más respecto a la cifra de 2017. En total, la automovilística ha producido 528.029 coches el año pasado, siendo su modelo León del que más unidades hizo, con 159.486 automóviles. Seat entregó a sus clientes 518.000 vehículos, un 10,5% más que el ejercicio precedente. “Es la marca con mayor crecimiento en Europa. Es la firma que atrae a los jóvenes y la que ha asumido la responsabilidad estratégica de la micro-movilidad en el grupo”, ha dicho Herbert Diess, consejero delegado del grupo Volkswagen.

Por su parte, el consorcio alemán también ha dado sus resultados económicos de 2018, en los que la compañía obtuvo 11.827 millones de euros de beneficios, lo que supone un aumento del 5,8%. Las ventas del grupo subieron un 0,9%, hasta las 10,83 millones de unidades, lo que le convierte un año más en el líder mundial de ventas.

La compañía alemana ha señalado que 2018 fue un ejercicio “de decisiones estratégicas” con alianzas como las que el grupo anunció con Microsoft para desarrollar el servicio en la nube de Volkswagen; y el acuerdo con Ford para fabricar pick ups y vehículos comerciales. “Estamos empezando a transformarnos de un fabricante puro de automóviles a una compañía basada en el software”, ha señalado Diess.

España se mantiene un año más como el tercer mercado europeo para el grupo Volkswagen con 291.407 vehículos vendidos (un 7,7% más) solo por detrás de Reino Unido, donde caen un 7,1% sus comercializaciones hasta los 493.768 coches. Alemania sigue siendo el principal mercado del consorcio en el Viejo Continente con 1,12 millones de unidades, pero cae un 0,9%.

Negocio por regiones

El consejero delegado de Volkswagen ha señalado que la compañía se ha visto más afectada que otras automovilísticas por la norma de homologación de emisiones WLTP, que entró en vigor en septiembre del año pasado, debido a su extensa cartera de modelos. “Pero no solo eso, también nuestra preparación (para el WLTP) podría haber sido mejor”, ha dicho el directivo. En Europa, “el nuevo test dio lugar a una caída en las ventas y a una pérdida de cuota de mercado, sobre todo en la segunda parte del año”, ha añadido. A pesar de esta circunstancia, la compañía comercializó 4,4 millones de unidades en 2018 en el Viejo Continente, un 1,2% más.

Europa sigue siendo el principal mercado de Volkswagen por delante de China, donde la empresa comercializó 4,2 millones de automóviles (un 0,5% más). A pesar de que la automovilística crece en el gigante asiático, este mercado “ha caído bruscamente desde el pasado mes de junio”, ha indicado Diess. “Por primera vez en más de dos décadas, el mercado más grande del mundo reporta crecimientos negativos”.

Sudamérica es el lugar donde más sube el gigante alemán, con un aumento de las ventas del 13,1%, con casi 600.000 unidades. En esta región, la compañía ha acusado la fuerte crisis económica que vivió Argentina el año pasado, lo que provocó que Volkswagen tuviese pérdidas en ese país. En Norteamérica, por su parte, las matriculaciones cayeron un 2%, hasta los 960.000 coches, debido al mercado mexicano, ya que en Estados Unidos, el grupo aumentó sus ventas un 2,1%.

Sueldos y escándalo del diésel

La empresa también ha detallado cuánto cobran sus principales directivos. Herbert Dies tuvo una remuneración el año pasado de 7,87 millones de euros, frente a los cinco millones que había obtenido el ejercicio precedente. El que fuese el vicepresidente mundial de Volkswagen hasta abril de 2018, Francisco Javier García Sanz, ganó 2,7 millones en los cuatro primeros meses del año pasado.

Por otro lado, la compañía ha informado que en 2018 destinó 3.200 millones de euros a gastos relacionados con sus litigios abiertos por el escándalo del diésel que estalló en 2015, cuando salió a la luz que Volkswagen había trucado las emisiones de sus coches diésel. En total, desde ese año hasta la actualidad, la empresa ha perdido 29.000 millones por este asunto. Diess ha asegurado que el 99% de los vehículos afectados por el dieselgate en Alemania ya fueron revisados y sus problemas han sido solucionados.

22 millones de vehículos eléctricos en diez años

Volkswagen iba en serio cuando, en las fechas previas a que se abriera el salón de Ginebra, anunció que su plataforma para vehículos eléctricos MEB iba a convertirse en un referente de la movilidad eléctrica. La compañía alemana ha anunciado que su objetivo es producir 22 millones de vehículos en esta plataforma en los próximos diez años. Son siete millones más que los que Diess había dicho en la cita ginebrina de hace apenas una semana. La compañía planea ser una empresa libre de emisiones de CO2 en 2050, pero con objetivos intermedios antes de esa fecha. El grupo tiene por objetivo reducir sus emisiones un 30% en 2025 y que el 40% de sus ventas sean automóviles eléctricos en 2030.

España sigue sin estar entre los planes de electrificación del grupo alemán. Desde la compañía han señalado que la producción de vehículos eléctricos se centrará en 18 fábricas del consorcio repartidas entre Europa, Asia y América. Para Barcelona, de momento, no se planea llevar la producción de eléctricos. A pesar de esta apuesta por el coche electrificado, casi la mitad de las ventas del grupo en 2019 (un 45%), se prevé que sean automóviles diésel, teniendo en cuenta todas las divisiones de Volkswagen.

Diess ha advertido que este camino hacia la electrificación supondrá un recorte de entre un 20% y un 30% de puestos de trabajo, debido a que este tipo de vehículos necesitan menos mano de obra.

 

Normas