La empresa puede readmitir al trabajador que se jubiló el día después de ser despedido

El tribunal rechaza que se trate de una medida abusiva

La empresa puede readmitir al trabajador que se jubiló el día después de ser despedido

El empresario puede readmitir al trabajador que se jubiló un día después de hacerse efectivo su despido improcedente. Así lo determina el Tribunal superior de Justicia (TSJ) de Asturias en una sentencia (accede aquí al texto íntegro) en la que rechaza que se trate de una medida abusiva, como así lo afirmaba el actor. 

Por otro lado, el TSJ rechaza que el empleado pueda acceder a la indemnización correspondiente por la improcedencia del cese. En su lugar, afirma que sí tiene derecho a percibir los salarios de tramitación al ser compatibles con la pensión.

Despido ilegítimo

El trabajador venía prestando sus servicios desde 1985. En febrero de 2018, la empresa le envió una carta en la que se le comunicaba su despido justificado por motivos técnico organizativos. Concretamente, la compañía alegaba que, a causa del desarrollo de nuevas tecnologías, debían prescindir de su puesto, ya que éste podía desempeñarse de forma automatizada.

No obstante, el día que se hizo efectivo el despido del empleado, la empresa publicó dos nuevas ofertas de trabajo destinadas a cubrir el susodicho cargo de técnico.

Por otro lado, en la misma fecha, el ahora ex empleado solicitó la prestación de jubilación anticipada ante la Seguridad Social, la cual le fue concedida al día siguiente.

Medida lícita

En el recurso, el actor alegaba que la empresa no podía pedir su readmisión al haberse reconocido su jubilación. Sin embargo, la Sala argumenta, sustentándose en jurisprudencia del Tribunal Supremo, que esto "no es causa constitutiva de una imposibilidad material o legal de readmisión".

El tribunal rechaza también la alegación del trabajador que tachaba de "abusiva" esta actuación empresarial concreta y recuerda al trabajador que fue él el que promovió el proceso judicial.

Agrega además que diversas normativas (entre ellas, el Estatuto de los Trabajadores) permiten a la empresa escoger entre la opción de indemnización o aceptarle de nuevo en plantilla. Por tanto, "el trabajador podía conocer las diversas consecuencias que la improcedencia del despido produciría", asevera el tribunal.

En esta línea, la Sala niega que esta opción de readmisión tenga como propósito causar un daño al actor "y no el de escoger la solución menos perjudicial para los intereses económicos de la empresa".

Si quiere estar al tanto de todas las novedades sobre la prestación de jubilación, pincha aquí.

Normas