Opel abandona las pérdidas y da un beneficio operativo de 859 millones

PSA ganó 3.295 millones en 2018, un 40% más que el ejercicio precedente

Carlos Tavares, director ejecutivo de PSA.
Carlos Tavares, director ejecutivo de PSA. Reuters

La firma automovilística Opel ya no es una carga económica para PSA, el grupo francés que le compró la firma a General Motors en 2017. La marca alemana dio unos beneficios operativos corrientes de 859 millones de euros, frente a las pérdidas de 179 millones que tuvo en los últimos cinco meses de 2017 (es cuando se incluye a la empresa en la contabilidad del grupo PSA).

"Opel ha puesto las bases para un futuro sostenible con el plan Pace! y tiene la voluntad de liberar todo su potencial. Entramos ahora en la segunda fase del plan Push to Pass con confianza, en un contexto de vientos en contra todavía más fuertes. No hay duda de que nuestro enfoque ágil, centrado en el cliente y socialmente responsable marcará la pauta en el futuro", ha señalado Carlos Tavares, director ejecutivo de PSA.

Los ingresos del grupo automovilístico francés aumentaron en 2018 un 18,9%, hasta un total de 74.027 millones. Las ventas del grupo se incrementaron en un 6,8% gracias a las comercializaciones de Opel (sin su inclusión en el resultado, las matriculaciones del grupo descendieron un 12,04%). El grupo obtuvo un beneficio neto de 3.295 millones, lo que supone una subida del 40% respecto al ejercicio de 2017.

PSA tiene como objetivo incrementar sus ventas fuera de Europa en un 50% hasta 2021 y posicionar sus marcas en nuevos mercados: Peugeot en Norteamérica, Citroën en la India y Opel en Rusia. Además, la empresa prevé lanzar 116 coches en tres años, con "un fuerte impulso en el ámbito de los vehículos industriales". La compañía, a su vez, planea acelerar "la electrificación de sus gamas con un 50% de la oferta en 2021 y un objetivo del 100% en 2025".

"Continuaremos nuestra transformación darwiniana y abordaremos cada reto como una oportunidad para distanciarnos de nuestros competidores (...) La continuidad de la mejora de nuestros costes y nuestra búsqueda permanente de eficiencia seguirán siendo claves en esta nueva etapa de nuestro plan", ha asegurado Tavares.

La compañía francesa se ha puesto como objetivo para el periodo 2019-2021 tener un beneficio operativo corriente medio (en relación con la cifra de negocio de toda la división de automóviles, incluyendo a Opel) superior al 4,5%. La empresa, además, ha anunciado un dividendo de 0,78 euros por acción que tendrá que ser aprobado por la asamblea general del grupo.

Normas