BBVA y Sabadell reducen en más de 6.300 millones su exposición a Italia

Los dos bancos españoles con mayor cartera transalpina rebajan su cartera de riesgo soberano

Bandera italiana.
Bandera italiana.

La gran banca española ha puesto en cuarentena su exposición a Italia ante el creciente riesgo soberano que ha generado la incertidumbre política, fiscal y económica que rodea al país transalpino. De hecho, BBVA y Banco Sabadell, las dos entidades financieras españolas con mayor exposición a este Estado, optaron por soltar lastre durante 2018 reduciendo sus carteras italianas en más de 6.300 millones de euros en total.

Así lo reflejan los informes financieros recientemente registrados por ambas entidades ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En concreto, Sabadell pasó de contar con 9.645,423 millones de exposición a Italia a cierre de 2017 a conservar apenas la mitad en el arranque de 2019: 5.835,9 millones. Por su parte, BBVA acabó 2017 con 11.657 millones en deuda y préstamos italianos que fue rebajando hasta los 9.112 millones durante 2018, siempre bajo el criterio de medición de la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

El movimiento supuso una reducción conjunta de 6.354,53 millones en la exposición de estas entidades a Italia, país que pierde además peso relativo en las carteras soberanas de ambas firmas. Así, Sabadell pasó de destinar a Italia casi uno de cada tres euros de exposición soberana a solo un 16,1%. En el caso de BBVA, con una cartera de deuda muy superior, Italia pasó de pesar un 17% a un 15% en su porfolio europeo.

Durante años de crisis económica y estrechos márgenes de negocio, la compraventa de carteras de deuda pública fue un lucrativo negocio para las entidades financieras. Una veta particularmente atractiva fue el llamado carry trade, la adquisición de títulos soberanos de alta rentabilidad con la liquidez barata facilitada por el Banco Central Europeo para reactivar la economía. Más tarde, el sector aprovechó para hacer caja vendiéndolos. La negociación de estas carteras suele aparece reflejada en el apartado de operaciones financieras de las cuentas de resultados de los bancos. Las cifras de 2018 indican, sin embargo, que las ventas de deuda soberana italiana llevadas a cabo por BBVA y Sabadell tuvieron más que ver con establecer un cortafuegos al incremento del riesgo soberano del país que con la búsqueda de sostén a sus beneficios. Aunque este apartado contable engloba muchas más partidas, el resultado de operaciones financieras arrojó 226,7 millones de euros para Sabadell en todo 2018, lo que supone un 63,1% menos que en 2017. Para BBVA, el descenso fue del 37,8%, hasta los 1.223 millones.

“Tras la formación de Gobierno en Italia, la reacción del mercado ante el proceso de negociación de presupuesto ha contribuido a mantener la presión sobre la deuda italiana”, reconoce el último informe financiero de BBVA, que explica que puso en marcha “estrategias de riesgo limitado” en su exposición que le han permitido “afrontar, sin impactos relevantes”, las turbulencias italianas. Como refleja dicho documento, la prudencia de ambas entidades está fundamentada en los abruptos titulares que viene dejando Italia. La tortuosa negociación que sucedió a las elecciones generales del país vecino en marzo de 2018 dio a luz a un Gobierno, conformado por la conservadora Liga y el populista Movimiento 5 Estrellas, que ha sembrado la semilla del antieuropeísmo en el país y mantuvo un pulso con Bruselas presentando un Presupuesto que disparaba el déficit. Aunque el choque acabó reconduciéndose, en el trayecto la prima de riesgo italiana llegó a superar los 300 puntos básicos –se mantiene en unos 270– mientras el país se sumía en la recesión técnica.

Más allá, el Ejecutivo italiano ha arrancado 2019 enfrentándose al francés, a cuenta de los chalecos amarillos; con su ministro del Interior, Matteo Salvini, a un paso del banquillo judicial por el secuestro de un centenar de inmigrantes a los que se negó a permitir desembarcar en Catania; y con Bruselas anticipando un incremento del PIB italiano de apenas el 0,2% en todo 2019. A falta de ver cómo responde la banca española, la deuda pública italiana sigue dibujándose como un activo a manejar con cautela.

Sabadell logra derechos de cobro por 4.090 millones por la EPA de la CAM

Banco Sabadell acumula derechos de cobro ante el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) por valor de 4.080 millones de euros gracias al Esquema de Protección de Activos (EPA) que se le concedió cuando se hizo cargo de la maltrecha Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), que adquirió por un euro simbólico en 2012. La EPA es una suerte de seguro contra los riesgos ocultos del balance de la caja alicantina que garantiza la cobertura del 80% de las pérdidas que Sabadell sufra por la cartera de crediticia de CAM durante una década. “Todas las pérdidas registradas contablemente, derivadas de provisiones de insolvencias, quitas, provisiones de deterioro de activos inmobiliarios o resultados por la enajenación” de activos van generando derechos, detalla el banco.

Normas