Sordo: "Sánchez tiene tiempo para desmontar la reforma laboral y de pensiones, aunque haya elecciones"

Defiende paros parciales en lugar de una huelga general el próximo 8-M "porque se trata de facilitar la movilización, no de parar la producción"

El secretario general de CCOO, Unai Sordo.
El secretario general de CCOO, Unai Sordo.

El secretario general del sindicato CC OO, Unai Sordo, se ha mostrado hoy a favor de que el Gobierno convoque elecciones si no logra el apoyo de los nacionalistas catalanes para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado para este año. Si bien, ha dicho que, aún convocando elecciones en abril --la fecha más temprana posible-- al Gobierno "le daría tiempo a desmontar" las reforma laboral y la de las pensiones.

"Hay seis viernes antes del 14 de abril" ha dicho hoy durante su intervención en un desayuno informativo organizado por el Forum Europa, en referencia a la celebración de los correspondientes Consejos de Ministros, donde el Ejecutivo podría aprobar sendos decretos para modificar la reforma del mercado de trabajo de 2012 y la de pensiones de 2013.

En concreto, Sordo ha dicho que su sindicato seguirá exigiendio al Gobierno fundamentalmente dos rectificaciones de la reforma laboral: la recuperación de la ultraactividad de los convenios colectivos "sin límites y con independencia de lo que diga el propio convenio"; y la vuelta a la primacía de los convenios sectoriales sobre los de empresa".

Junto a esto, ha citado otras dos exigencias que reclamarán al Ejecutivo para que se aprueben por decreto, aunque no haya presupuestos: la recuperación del subsidio para parados mayores de 52 años y la implantació de un registro diario de jornada en las empresas. Y también pelearán por la derogación de la reforma de las pensiones y la incorporación de la revalorización de las pensiones según el IPC en la Ley General de la Seguridad Social.

Finalmente, Sordo ha descartado "la unión orgánica" entre CC OO y UGT, "porque la competencia entre los dos sindicatos es sana bien entendida". Aunque, dicho esto, ha defendido la unidad sindical entre ambas centrales como base para su supervivencia.

Pero más allá de estas reivindicaciones "urgentes", Sordo se ha mostrado a favor de "modificar los incentivos de contratación en las empresas". Estos cambios irían orientados a incentivar que, ante una nueva crisis, los empresarios optaran por reducir las jornadas de trabajo en lugar de despedir a trabajadores. Para ello, ha demandado "una prestación (pública) que compensara el salario que dejarían de recibir los trabajadores a los que les redujeran la jornada, como en Alemania".

En este punto, ha manifestado su temor a que "como vuelva a haber una ralentización de la economía o una crisis, el ajuste se va a volver a hacer con el despido de la masa de trabajadores temporales". Esta situación se vería agravada, además, por la mayor presencia del empleo a tiempo parcial involuntario en el mercado laboral.

Sordo también ha defendido, como ya hicieron CC OO y UGT el pasado año, la convocatoria de paros parciales, en lugar de huelga general, para reivindicar el día de la Mujer el próximo 8 de marzo. "No procede convocar una huelga general al uso, porque no se persigue parar la producción ni que baje el consumo de energía, sino facilitar una jornada de movilización.

Actualmente, los dos sindicatos mayoritarios están negociando, no obstante, hacer una convocatoria de huelga completa en algunos sectores concretos donde la presencia de la mujer sea menor o la brecha salarial sea mayor. Si bien aún no han cerrado cuáles serán esas actividades.

Normas