Home Away sale de pérdidas en España y gana 802.000 euros en 2017

La cifra de negocio se dispara un 40,3% por el tirón del turismo asiático y americano

Vivienda situada en Madrid y anunciada por Home Away
Vivienda situada en Madrid y anunciada por Home Away

Las empresas de alquiler de viviendas para turistas siguen creciendo en paralelo a un sector turístico que no conoce techo. Y un buen ejemplo es la multinacional Home Away, que ha salido de pérdidas en España al registrar en 2017 un beneficio de 802.000 euros.

En las cuentas depositadas el jueves en el Registro Mercantil, la multinacional revela que la cifra de negocio en España se disparó un 40,3% hasta los 26,3 millones de euros frente a los 18,7 millones registrados doce meses antes. Un crecimiento inédito en el que la mayor contribución procede del turismo extranjero frente a una menor aportación del nacional. En concreto, la facturación ligada al turismo nacional bajó de 11,1 a 8,3 millones de euros, mientras que la cifra de negocio vinculada a los viajeros europeos se disparó de 1,6 a 6,6 millones de euros. Finalmente, la facturación ligada a las reservas de turistas asiáticos y americanos también creció con fuerza y pasó de 6,1 a 11,3 millones de euros, sumando un 43% de la cuota de mercado.

Paga ocho veces más impuestos que Airbnb pese a tener una cuota de mercado muy inferior

Unas cifras que quedan muy por encima de las de Airbnb en España, pese a que esta última es la compañía con una mayor cuota de mercado, con cerca de medio millón de viviendas en alquiler. En 2017, Airbnb facturó 4,6 millones de euros y ganó 286.000 euros. ¿Cómo se produce esto? El grueso de los ingresos que obtiene Airbnb en España, procedente de las comisiones que cobran al dueño de la casa y al inquilino del apartamento turístico, tributan a la matriz en Irlanda, mientras que en España solo se facturan servicios de marketing. Eso es lo que provoca también una brecha importante en los impuestos que pagan ambas firmas por su actividad en España.Mientras que Airbnb pagó 72.152 euros por el impuesto de sociedades, que grava los beneficios empresariales, Home Away pagó 548.879 euros, casi ocho veces más. De hecho, la factura fiscal de esta última se duplicó en 2017.

Otro elemento que las distingue es que Airbnb tendrá que aportar desde este mes los datos de sus clientes a Hacienda, mientras que Home Away no lo tendrá que hacer al ser un portal de anuncios.

Normas