Los problemas reales de Nissan por el Brexit aún no han comenzado

Los empleados de la compañía en Sunderland (Reino Unido) tienen mucho que temer si finalmente hay un Brexit sin acuerdo

Trabajadores en la fábrica de automóviles de Nissan en Sunderland, en el norte de Inglaterra, el 24 de junio de 2010.
Trabajadores en la fábrica de automóviles de Nissan en Sunderland, en el norte de Inglaterra, el 24 de junio de 2010. REUTERS

Los partidarios de Brexit como Jacob Rees-Mogg tienen razón y a la vez están equivocados sobre los fabricantes de automóviles en Gran Bretaña. El euroescéptico miembro del parlamento de Reino Unido argumenta que el giro de Nissan en la producción de su planta de Sunderland tiene poco que ver con la inminente salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. Pero se equivoca al hablar de las perspectivas del sector si Reino Unido sale fuera de la UE sin un acuerdo comercial.

El fabricante de automóviles japonés está incumpliendo su promesa de fabricar nuevos vehículos utilitarios deportivos X-Trail en el noreste de Inglaterra. El grupo de 28.000 millones de euros enviará los coches a Europa desde Kyushu, (Japón). El secretario de negocios británico Greg Clark lo calificó de “señal de advertencia” para el sector automovilístico después de Brexit.

El cambio principal para los fabricantes de automóviles desde 2016 es el desplome de la demanda de vehículos diésel. Las ventas en Reino Unido en diciembre estaban un cuarto por debajo del nivel del año anterior.

El resultado es que es poco probable que Nissan se moleste en ofrecer X-Trails con motor diésel, que son baratos de fabricar porque ya han sido desarrollados para otros modelos. En su lugar, tendrá que ofrecer motores más limpios equipados con caras baterías eléctricas. Una forma de absorber esos gastos es consolidar la producción en Kyushu, el principal centro de producción mundial de X-Trail. El nuevo acuerdo comercial entre la UE y Japón, que eliminará el 10% de los aranceles europeos sobre los automóviles fabricados en Japón para 2027, también ayuda.

Aún así, los empleados de Nissan en Sunderland tienen mucho que temer si finalmente hay un Brexit sin acuerdo. El grupo japonés enviará este año a Europa coches fabricados en Reino Unido por valor de unos 4.900 millones de euros. Si Nissan absorbiera el coste, el beneficio antes de impuestos del grupo sería alrededor de un 8% menor. Y eso antes de tener en cuenta cualquier interrupción de los controles fronterizos en los 5 millones de piezas que la planta de Sunderland utiliza a diario.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Belén Juárez, es responsabilidad de CincoDías

Normas