Bonos: la volatilidad y la incertidumbre marcan la pauta

Cataluña no podrá realizar emisiones, según el consenso de los expertos

Bonos pulsa en la foto

El pasado ha sido un año de fuerte crecimiento global. En Europa, ha seguido la recuperación económica y el crecimiento. Sin embargo, “ha sido un ejercicio difícil para las Bolsas y el crédito”, afirma Pablo Lladó, director de mercado de capitales de Crédit Agricole, para quien los riesgos políticos y geopolíticos han tenido un gran peso, fundamentalmente la situación en Italia, la guerra comercial entre China y Estados Unidos y el Brexit.

Los bonos verdes y sociales han vuelto a ser tendencia en 2018: las emisiones sostenibles crecieron un 1,2% respecto a 2017. En cuanto a plazos, en general, los bonos del mercado español se han mantenido entre los 5 y los 10 años, aunque ha habido emisores, como Telefónica o Mapfre, con vencimientos de 20 a 30 años. Los importes han estado entre los 500 y los 1.000 millones de euros.

El mercado se ha movido al ritmo del Twitter de Donald Trump

La operación de Telefónica sobre su stock de híbridos ha sido la más novedosa del mercado corporativo. “Con esta transacción, Telefónica consiguió alargar el vencimiento medio de su deuda híbrida y, a la vez, reducir el coste medio, al refinanciar parte de su deuda híbrida con otra de menor cupón”, resaltan en Barclays.

Jorge Alcover, director general de mercado de capitales de Goldman Sachs, también destaca la emisión que realizó el Tesoro de 10.000 millones de euros a 10 años y, por el lado corporativo, la emisión de deuda de 600 millones de euros llevada a cabo por El Corte Inglés en el marco de su proceso de refinanciación.

La actitud de los inversores es más defensiva y oportunista debido a la mayor volatilidad

Álvaro Carbajosa, DCM Iberia de Santander

Y en el sector público, CaixaBank menciona la vuelta a los mercados de las comunidades autónomas, tradicionalmente emisoras que, a raíz de la crisis económica, se encontraban adheridas a alguno de los mecanismos de financiación estatal.

Esta reapertura la hizo la Junta de Andalucía, que realizó una emisión muy exitosa en una situación de mercado compleja, e inició la senda para que otras autonomías sigan este camino en 2019. Entre las que previsiblemente no se encuentra Cataluña, ya que, según el consenso de los expertos, no podrá salir al mercado.

Abraham Douek, responsable de renta fija de España y Portugal para entidades financieras de Citi, apunta que en 2018 el mercado ha seguido el ritmo del Twitter de Donald Trump: “Hemos visto cómo las continuas represalias de su contrapartida asiática movían el mercado”. Además, se ha implementado Basilea IV y la publicación de los resultados de los test de estrés de la Autoridad Bancaria Europea. “Mientras que estos cambios han estado muy presentes tanto para emisores como para inversores, no han tenido un impacto significativo en los mercados de deuda”, puntualiza Douek.

Previsiones

Las incertidumbres que han caracterizado 2018 se mantienen de cara a 2019, resalta Álvaro Carbajosa, responsable de Debt Capital Markets (DCM) Iberia de Santander: “Esperamos de nuevo un año volátil y una presión al alza en los precios”. En este contexto, añade, “los volúmenes deberían estar más en la línea de 2018 que de 2017”.

De cara a 2019, los economistas de Barclays esperan que continúe la volatilidad en el mercado, promovida por cuestiones políticas y datos macroeconómicos. “Esto provocaría una reducción todavía más pronunciada del apetito inversor por activos de mayor riesgo”. Asimismo, “el BCE solo intervendrá en el mercado de deuda a través de la reinversión de los vencimientos de 2019, por lo que se espera cierta bajada de liquidez y demanda”.

CaixaBank pronostica un aumento de las emisiones de bonos con nuevas tecnologías, como es el caso del blockchain, utilizado con éxito en préstamos y colocaciones privadas de bonos en 2018. “Aunque todavía son necesarios desarrollos para aplicarlo a los mercados de capitales de emisiones públicas”.

Los analistas auguran un 2019 volátil y con una presión al alza en los precios

Más demanda para inversiones sostenibles y bonos verdes, una ampliación de los spreads y tipos más altos es la previsión para este año de Fernando García, director de mercados de capitales de Société Générale. Aunque, puntualiza, las perspectivas macroeconómicas puedan hacer cambiar esta tendencia. “En cuanto a volúmenes, hay que ser cautelosos”.

El fin de los estímulos del BCE supondrá un encarecimiento de los costes de financiación. “También da la oportunidad de repuntar las rentabilidades de otros productos, como los depósitos bancarios”, según Abraham Douek.

Aunque existe liquidez en el mercado, afirma Álvaro Carbajosa, “la actitud de los inversores es más defensiva y oportunista como consecuencia de la mayor volatilidad”. Por tanto, “la estrategia de acceso al mercado será aún más importante para la colocación de operaciones exitosas”, concluye.

Tendencias

Bonos: la volatilidad y la incertidumbre marcan la pauta

CaixaBank. “La emisión de bonos sostenibles es una nueva tendencia que ha llegado para quedarse”.

Santander. “La CNMV está incentivando repatriar programas de Londres a España”.

Citi. “El fin de las medidas del BCE traerá un incremento en las primas que los emisores pagarán sobre secundarios”.

Barclays. “Una potencial salida de Reino Unido de Europa no sería incompatible con listar en Londres nuevas emisiones de compañías europeas”.

Goldman Sachs. “Esperamos que se sigan produciendo episodios de volatilidad”.

Société Générale. “En el mundo corporativo, veremos un trasfondo de optimización de estructuras financieras mediante operaciones de liability management”.

Crédit Agricole. “Blockchain está propiciando el desarrollo de nuevos modelos de negocio”.

Normas