La UE blinda a ArcelorMittal para frenar la invasión de acero desde Asia

Activa una medida de defensa comercial para frenar desvíos de ventas ante el cierre del mercado estadounidense

La UE blinda a ArcelorMittal para frenar la invasión de acero desde Asia

EE UU arrancó 2018 activando una guerra comercial con sus principales socios, al imponer aranceles a sus importaciones de acero y aluminio con el fin de estimular las ventas de sus productores nacionales. En una primera fase fijó un arancel del 25% a los productores asiáticos de acero (16 de los 20 mayores fabricantes están en Asia, especialmente en China) y en una segunda fijó en junio un recargo similar para los productores europeos, en el que la compañía más afectada era ArcelorMittal, el mayor productor mundial. En el caso del aluminio, el recargo fijado fue del 10%.

La patronal española siderúrgica Unesid ya advirtió en esa fecha que el principal riesgo para los productores europeos de acero se centraba en los desvíos de ventas de los gigantes asiáticos a territorio europeo, en especial de China y Turquía, toda vez que se les cerraban las puertas del mercado norteamericano. Si ese traslado se producía, el riesgo era doble, al perder ventas y al tener que hacerlas más baratas, ya que la invasión de acero asiático provocaría un hundimiento de los precios.

En ese escenario, la Comisión Europea activó de forma provisional una cláusula de salvaguarda para el acero, un mecanismo de defensa comercial que limita las importaciones de un bien hasta un límite y todo lo que supere ese umbral es gravado con un arancel. Esta cláusula solo se activa a petición de los estados miembros. Muchos de los países afectados vieron peligrar su negocio como consecuencia de la invasión de acero asiático. Entre los 20 mayores productores del mundo, hay seis países europeos (Alemania, Italia, Francia, España, Polonia y Austria) que suman el 7% del acero mundial. Y el escenario de riesgo no ha desaparecido, ya que el pasado jueves la Unión Europea optó por hacer definitiva la cláusula de salvaguarda a partir del 4 de febrero.

Esta norma permite la entrada sin arancel de productos siderúrgicos hasta completar una cuota superior a la media del período comprendido entre 2015 y 2017 y a partir de esa cuota las importaciones quedarán gravadas con un arancel del 25%. Este mecanismo de defensa estará en vigor hasta junio de 2021 y servirá, en opinión de la patronal española, para evitar aumentos injustificados de importaciones que causen un daño mayor a la industria europea. Alfonso Hidalgo de Calcerrada, director de Asuntos Económicos de Unesid, precisa que algunas de las medidas adoptadas, como el incremento anual del contingente del 5% o la exención para países en vías de desarrollo. “El límite ya subió un 5% cuando se activó de forma transitoria y volverá a subir cuando se haga fijo. Además hay países en vías de desarrollo como Indonesia que están exentos y que en 2018 han experimentado un aumento considerable de importaciones”, señala.

La cuarta cláusula de salvaguarda

2002. La primera vez que la UE activó esta medida de defensa comercial se produjo en 2002 y también tuvo como protagonista al acero y EE UU, con la imposición de un contingente para evitar precisamente lo mismo que trata de evitar en la actualidad, que el mercado europeo se vea invadido por el acero asiático.

2003. La segunda se produjo a petición del Ejecutivo español para limitar la exportación de mandarinas en conserva desde China, ya que se habían duplicado desde 1999 y se habían hundido los precios.

2004. La tercera fijó límites a las ventas de salmón procedente de Noruega, Islas Feroe y Chile para proteger a los productores de Reino Unido e Irlanda.

Normas