S&P descarta cualquier ajuste del rating de España a causa de los Presupuestos

No ve riesgo alguno en el compromiso de consolidación fiscal, pese a una estimación de ingresos optimista, y no descarta elecciones anticipadas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. AFP

La agencia de calificación financiera S&P anunciará el resultado de su revisión del rating soberano español el próximo 22 de marzo y ni la presentación de unos Presupuestos para 2019 con una optimista previsión de ingresos ni la posibilidad de que, de no salir adelante, precipiten la celebración de elecciones anticipadas son motivos para un ajuste del perfil de riesgo de España. Este es el mensaje que ha transmitido hoy en rueda de prensa, Marko Mrsnik, director de rating soberano de S&P, quien ha valorado por encima de todo que "el compromiso con la consolidación fiscal continúa".

S&P mantiene una estimación de crecimiento para España este año del 2,3%, elaborada el pasado noviembre de acuerdo a los anteriores objetivos del Gobierno (de un déficit para 2019 del 1,8%), y tiene pendiente su actualización de acuerdo al cuadro macro de los Presupuestos para este año presentados el lunes por el Gobierno, y que incluyen un alza del PIB del 2,2% y un objetivo de déficit más restrictivo, del 1,3%.

Con la anterior previsión de déficit del 1,8%, S&P contemplaba una desviación del objetivo a finales de año hasta el 2,1%, que incluso sería "compatible con una potencial subida de rating soberano", ha reconocido Mrsnik. La agencia tampoco descarta que, si se rechazan los Presupuestos, se celebren este año elecciones generales. La calificación está ahora en A-, con perspectiva positiva.

S&P actualizará en los próximos días sus previsiones para España, que podrían incluir un ligero ajuste a la baja del PIB para 2019, aunque sin impacto sobre el rating. "Lo que es más importante para nosotros es la clara senda de reducción de déficit de España, las medidas van a esa línea", ha insistido Mrsnik. El responsable de riesgo soberano de S&P sí ha reconocido que la recaudación de ingresos que contemplan los Presupuestos es "algo optimista" y advierte de la elevada tasa de desempleo que acusa España y de la menor contribución al crecimiento que se prevé por parte del consumo, con una tasa de ahorro en mínimos. "En la parte del gasto, hay menos margen para contribuir a la rebaja del déficit", ha añadido.

España también afrontará el encarecimiento del coste de financiación que se prevé para la zona euro este año, una vez han concluido las compras netas de deuda del BCE. "Va a ser un año más complejo que 2018, en el que veremos el fin del ciclo expansivo del crédito", augura Leandro de Torres, responsable de S&P Global Ratings España. 

La agencia advierte además de la llegada del fin de la desconexión que se ha visto entre el mercado y el riesgo político, gracias a que el BCE ha mantenido el acceso barato a la financiación. Y en un entorno de "desaceleración gradual y ordenada", no de recesión, avisa de que los inversores son cada vez más selectivos y diferencian en mayor medida unos países de otros.

"El mercado va a diferenciar más pero eso no va a suponer para España necesariamente unos tipos más altos", ha apuntado Mrsnik, que prevé una rebaja para este año y el próximo del coste medio de la deuda, gracias a que las refinanciaciones de las emisiones del Tesoro aún serán a tipos inferiores. 

Normas