El Ejecutivo elevará la inversión en Cataluña para atraer el voto nacionalista

Sánchez incluye en sus cuentas guiños a ERC y PDeCAT para lograr su aval

La ministra de Economía, Nadia Calviño.
La ministra de Economía, Nadia Calviño.

El Consejo de Ministros aprobará este viernes el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2019 incluyendo en él un importante incremento de la inversión pública en Cataluña y otros guiños a ERC y PDeCAT, a fin de atraer el voto de los partidos nacionalistas catalanes. Las cuentas, que desde su diseño inicial de la mano de Podemos han sufrido un recorte de 1.200 millones de euros en el margen de gasto para ajustarse a la senda fiscal heredada del Gobierno anterior, fueron revisadas este jueves con dicho grupo, que aún exige medidas sobre el alquiler para votar a favor.

El objetivo del Gabinete de Pedro Sánchez es incluir suficientes incentivos para estos partidos, y el PNV, como para renovar el consenso parlamentario de la moción de censura que le llevó al poder. Tramitar los Presupuestos daría unos meses de aire al Ejecutivo del PSOE después de su descalabro electoral en Andalucía, su principal caladero de votos. Más allá, llegar a aprobarlos, otorgaría a Sánchez gasolina para agotar la legislatura en 2020 y evitar un adelanto electoral.

El principal gesto con Cataluña es un incremento de la inversión pública para acercarla al porcentaje que la comunidad aporta al PIB, como fija el Estatut. En las cuentas de 2018, el Ejecutivo del PP destinó a la comunidad 1.350 millones, un 13,3% de la inversión destinada a las autonomías, cuando su peso real es del 19,2%. De haberse respetado su importancia en esas cuentas, la inversión habría sido de unos 1.900 millones.

Una de las claves del alza de la inversión en Cataluña en 2019 serán los 200 millones destinados a cumplir con el fallo del Tribunal Supremo que reconoció un déficit inversor en las infraestructuras catalanas. Un quebranto que el Gobierno prevé comenzar a solventar ahora para inyectar hasta 759 millones en cuatro años.

Las cuentas de Sánchez incluyen también una dotación de 150 millones de euros en 2019 para integrar a los Mossos D´Esquadra en el modelo de financiación autonómica, dentro de una partida de 700 millones repartida en cuatro años.

Estos dos gastos fueron acordados en septiembre en la primera reunión bilateral celebrada entre Hacienda y la Generalitat en ocho años, en la que también se permitió a Cataluña refinanciar a largo plazo operaciones de crédito a corto por valor de 2.773,62 millones de euros, lo que resuelve la financiación catalana a corto plazo después de que sus emisiones fueran refinanciadas por el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

En este sentido, el cumplimiento de Cataluña de los objetivos de déficit, deuda y pago a proveedores permite que la comunidad pase de estar sujeta al FLA, y a los ajustes que exige, a depender del Fondo de Facilidad Financiera. Un mecanismo más flexible y dentro del cual podría terminar volviendo al mercado.

Además, el Presupuesto incluye otros guiños a Cataluña como financiar que TVE duplique el número de horas de emisión semanal en catalán hasta las 40 horas.

El diseño de las cuentas, “no está atendiendo al interés de una u otra comunidad autónoma”, sino a los intereses generales de todos los españoles, defendió ayer la ministra de Economía, Nadia Calviño, en una entrevista a RNE. Por su parte, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, avanzó desde Pamplona que Navarra es la comunidad en la que más crecerá la inversión en infraestructuras en 2019.

Pese a ello, la dotación adicional para Cataluña fue criticada por el PP, que la considera dar “más madera” a los partidos secesionistas. Estas fuerzas, a su vez, advirtieron que elevar la inversión no basta para lograr su aval, que siguen vinculando a la libertad de los políticos presos por el procés independentista.

A falta de ver si el Gobierno logra sumar apoyos a sus cuentas, que presentará al Congreso de los Diputados el lunes, ayer trató de garantizarse el apoyo de Podemos. Este venía exigiéndole a cambio medidas de control de los precios de alquiler de viviendas en las zonas de alta demanda. Si bien estas no van en el borrador presupuestario, según reveló este jueves el secretario de organización de Podemos, Pablo Echenique, tras revisar su redacción final con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, Podemos confía en pactarlas antes de la votación de las cuentas.

Economía rebaja el avance previsto del PIB al 2,2% y eleva la tasa de paro

Una décima menos. El Gobierno ha rebajado una décima su previsión de crecimiento de la economía española para 2019, hasta el 2,2%, asegurando que la corrección se debe al “mayor ajuste fiscal” que supone impulsar los Presupuestos bajo los objetivos de déficit heredados del PP, ya que este impidió en el Senado impulsar unos con mayor margen de gasto. Así lo expuso ayer la ministra de Economía, Nadia Calviño, en una entrevista a RNE. En concreto, el Gobierno estima que con su senda fiscal la revisión habría sido al alza, hasta el 2,4%.

Sueldos públicos. La revisión del PIB a la baja podría afectar a la subida salarial de los funcionarios en 2020, que va ligada al crecimiento de 2019. El Ministerio de Función Pública, en todo caso, se mostró a favor de negociar el impacto, según el sindicato CSIF.

Empleo. Calviño también manifestó ayer que la previsión es que España cree 800.000 empleos entre 2018 y 2019, lo que tras el medio millón de empleos creados en el último año supone una desaceleración en el aumento del empleo hasta los 300.000 nuevos puestos este año. Eleva la tasa de paro estimada del 13,8% al 14%.

Normas