Hacienda inyectará en cuatro años 1.459 millones a Cataluña

La transferencia se incluirá en los Presupuestos incentivando el apoyo de ERC y PDeCAT

El Gobierno permitirá a la comunidad refinanciar a largo plazo 2.773 millones de deuda a corto

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez comienza a acercar posturas con el Govern catalán de Quim Torra. La relación se lubricó este martes con un acuerdo económico que incluye una inyección de 1.459 millones de euros que el Ministerio de Hacienda facilitará a la comunidad en los próximos cuatro años para gastos de infraestructuras y seguridad, en paralelo a un permiso para refinanciar a largo plazo 2.773,62 millones de euros de deuda a corto plazo.

Este fue el principal acuerdo alcanzado por las partes en el marco de la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales (CMAEF) Estado-Generalitat que no se reunía desde el 17 de noviembre de 2010. El Ejecutivo de Sánchez ha desempolvado la fórmula después de los acercamientos logrados este verano por el Ministerio de Política Territorial y Función Pública con la comunidad catalana.

Los representantes de la Generalitat habían avanzado su intención de poner sobre la mesa una deuda pendiente del Estado con la comunidad que, recoge Servimedia, cifran en 7.607 millones.

Finalmente, el encuentro se saldó con un acuerdo entre las partes para dar cumplimiento a una sentencia del Tribunal Supremo, del 2 de noviembre de 2017, que en virtud del Estatuto de Cataluña reconoce un déficit inversor en las infraestructuras catalanas de 759 millones. El Gobierno se comprometió ayer a saldar el monto con inyecciones anuales entre 2019 y 2022, arrancando con una partida de 200 millones en los Presupuestos Generales de 2019.

Además, Hacienda aceptó dotar con otros 150 millones las cuentas de 2019, e ir realizando aportaciones adicionales en los tres años siguientes (hasta alcanzar otros 700 millones), para cubrir los costes de la integración de la policía autonómica de Cataluña en el modelo de financiación después de que la Generalitat certificara el número de Mossos d`Esquadra en julio de 2017.

Con el acuerdo de ayer, el Gobierno consigue que los partidos catalanes PDeCAT y ERC pasen a jugarse una importante transferencia en los Presupuestos de 2019, cuya aprobación está en el alero por la minoría parlamentaria de un Ejecutivo que, con solo 84 de los 350 diputados, necesita sus votos para sacar las cuentas adelante.

En paralelo, el Gobierno aceptó ayer permitir que Cataluña refinancie a largo plazo operaciones de crédito a corto plazo por valor de 2.773,62 millones, lo que sanearía toda la deuda a corto plazo de la Generalitat.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, subrayó el esfuerzo en la normalización democrática que supone el pacto alcanzado con los representantes catalanes quienes han aceptado también volver a sentarse en la comisión de financiación autonómica de la que venían ausentándose en los últimos tiempos.

Normas