El plan de la UE para un Brexit duro no dejaría indemne a Reino Unido

Parece poco realista, pero dan al bloque influencia negociadora

City de Londres.
City de Londres.

Los planes de la UE para gestionar un Brexit duro parecen poco realistas, pero dan al bloque influencia negociadora y podrían perjudicar a Londres.

La Comisión tenía que actuar tarde o temprano. Por ejemplo, unos 52 billones de euros en contratos negociados por los bancos de la UE en Londres podrían quedar anulados en la práctica en un Brexit sin acuerdo, ya que ya no involucrarían a una contraparte de la UE después de marzo de 2019. El Banco de Inglaterra ya había tomado medidas.

Pero los planes de Bruselas son el mínimo absoluto. Dan a los bancos solo un año para encontrar cámaras de compensación alternativas de la UE, así como para trasladar contratos más esotéricos. El plazo parece inverosímil. Cada contrato necesitará la aprobación del cliente antes de ser transferido. El Banco de Inglaterra estima que un agente de Bolsa con sede en Londres tendría que solicitar la aprobación de unos 4.000 clientes de derivados y tal vez 20.000 partes relacionadas.

Pero el movimiento tiene peso. La amenaza de una posible catástrofe financiera seguirá existiendo, lo cual dará a Bruselas un arma contra Londres en futuras negociaciones. El apretado plazo también obligará a los bancos a apresurar la transferencia de contratos.Ese proceso podría llevar años, pero el resultado será malo para Londres. Cuantas más exposiciones se trasladen a la UE, más ineficiente será el mercado, ya que los bancos internacionales que operan tanto en Europa como en Londres tendrán que mantener fondos propios de capital y no podrán compensar el riesgo y las garantías entre ellos. Incluso las empresas no pertenecientes a la UE podrían acabarse trasladándose al continente. Y cuanto mayor sea el riesgo transferido, más presión ejercerán los reguladores europeos para que los traders y los banqueros sénior también tengan su sede allí.

Algunos de estos riesgos siguen siendo hipotéticos y podrían desaparecer si se llega a un acuerdo que incluya los servicios financieros. Pero cuanto más tiempo tengan que prepararse los bancos para la perspectiva de un Brexit duro, mayor será la posibilidad de que se hagan realidad.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas