Cómo son las ¿vacaciones? de Navidad del autónomo

¿Se pueden coger vacaciones en estas fiestas? ¿Son capaces de desconectar?

autonomos navidad

Ya lo dijo Buda: “El problema es que crees que tienes tiempo”. Para bien o para mal, el tiempo de un autónomo no tiene nada que ver con el de un asalariado. Cómo se distribuye una jornada laboral, cómo son las vacaciones de uno y de otro o cómo pasan las navidades cada uno de ellos.

“En este mismo momento me encuentro en Galicia con mi mujer, que ella tiene vacaciones, pero yo llevo desde las 07:00 sentado enfrente del portátil trabajando (eso sí, estoy viendo la playa por la ventana)”. Así define Víctor Villaseco, account manager de Evalcris sus “vacaciones” de Navidad. No puede cogerse unos días en los que desconectar y dejar de trabajar. Pero, en contrapartida, sí puede irse con su mujer de viaje, siempre que se pueda conectar con su portátil para seguir atendiendo su negocio. El tiempo es el mismo para ambos, pero su distribución es diferente.

Los clientes son lo primero

Francisco Martínez es gerente de Azafranes Manchegos. Es autónomo hace más de 30 años y asegura que no puede desconectar en Navidad, “ni me lo planteo, además en esta época también tenemos que atender a nuestros clientes”. Y es que los autónomos no pueden dejar desatendidos a sus clientes, y si ellos faltan, es difícil que alguien les sustituya. Por eso, si hay clientes, los autónomos trabajan, sea el día que sea. “Igual el 24 puede dejar sin servicio a mis clientes”, asegura Jeroni Ferrer, responsable de Bonplat.com.

Incluso teniendo asalariados a su cargo, Ferrer destaca que tiene que “estar pendiente pos si sucede algo y velar para que no tenga consecuencias con el cliente”. Y es que los autónomos al frente de un negocio “no pueden o no deben desconectar al 100%”, según Villaseco. Incluso en épocas como la Navidad hay que estar pendiente de los clientes y “tener detalles con ellos”.

Mejora de las condiciones, la protesta común

Más allá de la imposibilidad de desconectar. O de que las vacaciones sean “10 días en agosto”, como Víctor, “días sueltos que hay menos trabajo” en el caso de Francisco o “cinco días con mis hijas” para Jeroni, el principal problema de los autónomos reside en sus condiciones.

Lorenzo Amor, presidente de ATA asegura que, aunque las demandas de los autónomos son variadas, existen algunas en las que coinciden todos. La morosidad es una de ellas. “Sigue afectando a uno de cada cuatro autónomos, de los que el 8% tarda más de un año en cobrar la factura que ha emitido”. Por ello, Amor considera imprescindible dotar “a la Ley contra la morosidad de un régimen sancionador que “castigue” a aquellos pagadores que no cumplen con lo que la norma establece y no pagan en tiempo y forma a los autónomos”.

La incertidumbre en las cotizaciones o las cuotas, la competencia desleal o la economía sumergida son otras de las quejas más populares que hace el colectivo a la asociación. “No tienes apoyo de nadie, y si debes faltar un día no puedes conseguir un sustituto”, asegura Jeroni. “Las abusivas cuotas” señala Víctor.

En general, siguen haciendo falta medidas que fomenten el trabajo autónomo y, sobre todo, les ayude a seguir creciendo y generando empleo.

La flexibilidad e independencia, lo mejor de ser autónomo

El tiempo es relativo. “Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo”, decía Mario Benedetti. Y es que, lo que en un momento dado puede ser un lastre, en otro puede ser una bendición.

Lo mejor del tiempo de los autónomos es poder gestionarlo como cada uno quiera. Cada uno “puede decidir si quiere trabajar o no, teniendo él mismo que asumir las consecuencias de su decisión”, en palabras de Amor. Para Francisco lo mejor de ser autónomo es precisamente eso, ser independiente y “trabajar a tu ritmo”. Puedes organizarte “el trabajo a tu gusto” destaca Víctor.

Los trabajadores por cuenta propia deciden su horario, sus días de trabajar más o menos, cómo gestionarlo todo, etc. Son los dueños de su negocio y deciden cómo llevarlo. Esto es lo mejor que tiene el colectivo.

Pero, al igual que el tiempo, los trabajos y la actividad de cada uno son muy heterogéneos. Entre los autónomos también. Desde ATA aseguran que no se puede hablar de un comportamiento común. Los hay que “en estos días son los que más trabajo tienen y no se plantean coger vacaciones porque es donde más facturación hacen, como puede ser una panadería el día de Reyes, un hostelero de la noche el día de Nochevieja, un taxista en Madrid estos fines de semana o un monitor de esquí en Sierra Nevada”. Sin embargo, hay otros perfiles que tienen menos actividad en estas fechas y se lo pueden permitir, “como pueden ser los profesores de clases particulares, un asesor fiscal o un abogado, porque no suele haber juicios”.

Normas