Lujo

Prada retira sus monos de 500 euros tras las acusaciones de racismo

El grupo señala que no pretendió ofender a nadie y que aborrece el racismo

Tienda de Prada con las figuras de Pradamalia en el escaparate.
Tienda de Prada con las figuras de Pradamalia en el escaparate.

Prada dejará de vender un accesorio con forma de mono cuyo valor asciende a 550 dólares (algo menos de 500 euros), después de que usuarios de redes sociales en EE UU declararan que el personaje tiene un gran parecido con las caricaturas racistas que históricamente se utilizaron para deshumanizar a las personas de raza negra.

Los monos forman parte de su nueva línea de artículos pequeños "Pradamalia", que incluye llaveros y juguetes que representan criaturas de dibujos animados de varios colores. Las versiones en negro y marrón tienen labios rojos de gran tamaño, un sello tradicional de las facciones de personas de raza negra.

"Son criaturas imaginarias que no pretenden hacer ninguna referencia al mundo real y ciertamente no representan el rostro de una persona de raza negra", declaró la compañía en un comunicado. “Grupo Prada nunca tuvo la intención de ofender a nadie y aborrecemos todas las formas de racismo e imágenes racistas. En este sentido, retiraremos todos los personajes en cuestión de circulación y exhibición", señaló la firma.

Esta situación marca el ejemplo más reciente de una casa de modas que utiliza imágenes que son, en el mejor de los casos, faltas de sentido y, en el peor, racistas. En noviembre, Dolce & Gabbana enfureció a los clientes chinos con una campaña publicitaria audiovisual que mostraba a una modelo china con dificultades para comer espaguetis y pizza con palillos.

La cadena de ropa sueca Hennes & Mauritz se disculpó después de presentar a un niño de raza negra que usaba una sudadera con el lema “Coolest Monkey in the Jungle” (“El mono más genial de la selva”). Algunas de sus tiendas sudafricanas fueron objeto de vandalismo y tuvieron que cerrarse en forma temporal.

El incidente se produce en momentos en que Prada intenta trazar su recuperación. La casa de modas, que finalmente está resurgiendo luego de tres años de un descenso en las ganancias generado por la desaceleración en China y agravado por el hecho de no reconocer a tiempo que Internet había transformado el negocio de lujo, registró un crecimiento de 9% en la primera mitad de 2018.

Normas