La dubaití GSA destinará 1.000 millones a levantar 40 residencias universitarias en España

Busca alcanzar hasta 15.000 plazas bajo la marca Nexo Residencias

Suma a las dos obras de Barcelona otra en el centro de Valencia

Residencia universitaria El Faro, en Madrid, de GSA y operada por Nexo.
Residencia universitaria El Faro, en Madrid, de GSA y operada por Nexo.

El mercado de las residencias de estudiantes en España interesa a los inversores y operadores internacionales. El caso más claro es el de GSA (Global Student Accommodation), que ha decidido poner uno de los pilares de su crecimiento en España bajo la marca Nexo Residencias.

La compañía originaria de Dubai, aunque con sede operativa en Londres, tiene un plan para crear en España un parque de alrededor de 40 residencias universitarias en 2025, según adelanta a Cinco Días Christopher Holloway, director general de GSA. “El objetivo es gestionar entre 14.000 y 15.000 plazas en España”, apunta.

Para llegar a ese parque, GSA prevé destinar entre 300 y 500 millones de euros de capital propio más otro tanto en deuda, lo que suma una cifra de inversión total de entre 600 y 1.000 millones.

Presencia en ocho países

Marcas. GSA opera en 33 ciudades del mundo y ocho países (Reino Unido, Emiratos Árabes Unidos, Japón, Alemania, China, Irlanda, Australia y España). Opera bajo la marca The Student Housing Company, Uninest y Nexo Residencias.

GSA Coral. Mantiene una estrategia de coinversión con diferentes grandes inversores bajo la firma GSA Coral. Entre estos socios se encuentran el fondo soberano de Singapur (GIC), Emirates NBD, la aseguradora Aviva, la gestora estadounidense Harrison Street o la joint venture GSA Star Asia.

La empresa fue fundada por Nicholas Porter, un empresario que anteriormente creó y llevó a Bolsa a otra empresa similar, la británica Unite Student. Para esta nueva aventura, desde el inicio ha contado con dinero procedente de Dubai. GSA actualmente mantiene un ambicioso plan de inversiones a nivel global para alcanzar las 250.000 camas en 2025, desde las 10.000 plazas actuales.

En España, la compañía desembarcó en 2017 con la compra al fondo Oaktree de una cartera de cuatro residencias operadas bajo la marca Nexo por 140 millones. Ese portfolio engloba las residencias Galdós, El Faro y Claraval en Madrid, además de Lope de Vega en Alcalá de Henares. Actualmente el grupo desarrolla dos inmuebles más en Barcelona, cuya apertura está prevista para septiembre de 2019, lo que sumará más de 2.200 camas en total. Y, por último, acaba de hacerse con un suelo en el centro de Valencia para construir una adicional.

“Abriremos nuestra primera residencia en el centro de Valencia, pero el objetivo para la ciudad es llegar a un mínimo de tres”, explica Holloway.

El objetivo de GSA es expandirse por toda España. Además de Madrid, Barcelona y Valencia, los siguientes grandes destinos serán Bilbao y Málaga. Pero poco a poco irán llegando a otras ciudades universitarias relevantes como Oviedo, Santiago de Compostela, Santander, San Sebastián, Granada, Salamanca, Sevilla... para crear una red de 14 urbes, además de abrir también en Lisboa y Oporto.

La forma de crecer en España, además de construir sus propios inmuebles, será adquirir residencias ya abiertas e incluso aliarse con otros propietarios inmobiliarios para operar esos alojamientos bajo la marca Nexo Residencias.

Reta así al actual lider del mercado, Resa, una compañia que fue adquirida el pasado año por Axa, Greystar y CBRE GI a Azora y Corporación Financiera Alba, que dispone de más de 9.000 camas.

El galés Holloway opina que existe un enorme potencial de crecimiento en España porque actualmente existe un parque de residencias pobre. “La oferta residencial está desafasada, tanto en los edificios como en la forma de operar”. Además ve que el sector está muy fragmentado, con pocos grandes operadores y un protagonismo a día de hoy de colegios mayores y órdenes religiosas. “No ha habido consolidación todavía”, explica. También señala que el sector educativo español está en crecimiento, ganando enteros entre los latinoamericanos y que puede beneficiarse, además, del Brexit entre los estudiantes internacionales.

Normas