Toyota dejará de vender coches diésel en España el año que viene

Las ventas de vehículos de gasóleo de la firma han caído un 40% en los últimos cinco años

Logotipo de la automovilística Toyota.
Logotipo de la automovilística Toyota.

El fabricante de automóviles Toyota ha anunciado este martes que dejará de vender en España coches de nueva producción que usen diésel a partir de 2019. La empresa ha apoyado su decisión en la caída de las ventas de sus vehículos de gasóleo, que bajaron en los últimos cinco años un 40%. En ese mismo periodo, aumentaron un 418% las matriculaciones de sus vehículos híbridos. Es por ello, que el año que viene, la marca contará con una versión híbrida en todos sus modelos del segmento de turismos.

La caída de las comercializaciones de los coches diésel han sido generalizadas para todas las marcas en España. En lo que va de año, las ventas de vehículos que utilizan gasóleo han disminuido un 19,8%, según cifras de Anfac, asociación que representa a los fabricantes de coches.

“Conseguir vehículos cada vez más respetuosos con el medioambiente es una de las máximas prioridades de Toyota. Es por ello que la compañía está inmersa en una transformación de la oferta de vehículos, que incluye la gradual introducción en el mercado de vehículos eléctricos e híbridos eléctricos enchufables”, dijeron en la empresa.

Además, la firma señaló que también apostará por los coches que usen pila de hidrógeno, de cero emisiones. La automovilística ya vende en algunos países de Europa el Toyota Mirai, que funciona con esta tecnología. El pasado mes de septiembre se matriculó el primer coche que usa hidrógeno de España, un Hyundai Nexo.

La empresa informó de que desde el 2000, que fue cuando lanzó su primer vehículo híbrido, la compañía ha vendido más de 200.000 híbridos de Toyota y de Lexus en el mercado español. Ocho de cada diez coches de la empresa comercializados en el país son híbridos, lo que representa el 71% de las ventas de Toyota y el 100% de Lexus.

En la automovilística asiática se han puesto como objetivo, que para el 2050, sus vehículos emitan un 90% de dióxido de carbono que en 2010. “Para ello, Toyota seguirá investigando y desarrollando tecnologías cada vez más respetuosas con el planeta”, afirman en la nipona. Según datos de la empresa, en los últimos cinco años, han logrado rebajar sus emisiones un 16%.

Normas