El petróleo cae con fuerza y pierde los 59 dólares ante la falta de acuerdo en la OPEP para elevar la producción

El ministro saudí abogaba por una reducción de un millón de barriles diarios

Expectación en la sede de la OPEP en Viena.
Expectación en la sede de la OPEP en Viena. AP

Rusia tiene en su poder las llaves para la recuperación del precio del crudo. Los miembros de la OPEP concluyeron su 175 encuentro sin acuerdo. Después de seis horas de reunión a puerta cerrada los miembros del cártel condicionaron el pacto a la cita que tienen mañana con los nueve productores externos con los que conservan una alianza desde hace dos años. Aquí Rusia ocupa un papel protagonista.

Estas noticias no contribuyen a calmar los ánimos. En una jornada negra para los mercados, el Brent registró un comportamiento muy volátil, en línea con la tendencia que impera en el mercado del crudo las últimas semanas. Nada más conocerse la noticia de que no había acuerdo, el petróleo de referencia en Europa aceleró las caídas, perdiendo a su paso los 59 dólares por barril. Minutos después las pérdidas se moderaron y el Brent pasó a ceder un 3%.

Lejos quedan los 86 dólares que llegó a marcar en octubre. Desde los máximos del año, el crudo pierde un 30%. Con EE UU, Rusia y Arabia Saudí bombeando a pleno rendimiento, en los últimos dos meses los temores a una desaceleración y el menor impacto de las sanciones de EE UU a Irán han contribuido a incrementar el exceso de oferta.

Durante gran parte de la jornada, los inversores esperaban que la reunión de la OPEP finalizara con un pacto para recortar la producción en un millón de barriles al día. Esta era la propuesta que defendía Arabia Saudí, líder natural del cártel. “Creo que un millón sería adecuado. Queremos que sea un recorte suficiente, pero no excesivo”, afirmó en declaraciones recogidas por Efe el ministro del Petróleo de Arabia Saudí, Jalid al-Falih. Con este recorte Riad quiere lograr un doble objetivo: garantizar los precios del crudo y agradar a EE UU, su único aliado en el caso Khashoggi.

Donald Trump ha criticado por activa y por pasiva las intenciones de la OPEP de rebajar la producción, acusándoles de manipular los precios del oro negro. Esta misma semana ha insistido que “ni quiere ni necesita” un aumento de los precios del crudo. Venezuela, por su parte, remarcó que EE UU no está para dar instrucciones y defendió a la independencia de la organización.

La propuesta que defiende Arabia Saudí tampoco convence a los inversores, al situarse por debajo del recorte de 1,4 millones de barriles diarios con el que venía especulando los inversores. Por si no hubiera suficientes obstáculos en la negociación, ahora queda por conocer la decisión de Rusia. Su ministro de Energía, Alexander Novak, se reunión con Vladimir Putin para analizar la propuesta de Arabia Saudí. Ahora todas las miradas están puestas en la respuesta que dé Moscú. Novak ya dejó entrever que a Rusia le costará más que a otros productores recortar la producción debido a las condiciones climáticas propias del invierno. Las últimas informaciones apuntaban a que el líder los productores no OPEP solo estaría dispuesto a rebajar su producción en 150.000 millones de barriles al día. Es decir, una mínima parte de los 11 millones de barriles que bombea al mercado cada jornada.

La reunión está marcada, además de por la volatilidad de los precios del petróleo en los últimos meses, por la sorpresiva decisión de Catar de abandonar la OPEP el próximo 1 de enero, anunciada el lunes. Se espera también que la conferencia confirme que el ministro venezolano de Petróleo y presidente de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), el mayor general Manuel Quevedo, asumirá el próximo año la presidencia rotativa y anual de la OPEP.

Normas