La tregua comercial y el alza del crudo calientan las expectativas de un rally de fin de año en Bolsa

El Ibex inicia diciembre con un alza del 1,13% y apunta a los 9.200

El Brent suma un 3,25% y se sitúa al filo de los 61 dólares

ibex directo pulsa en la foto

Los inversores están cansados de tantas caídas y celebran con entusiasmo cualquier señal que permita vislumbrar algo de claridad en el horizonte. Eso fue lo sucedió hoy en las principales Bolsa mundiales. La tregua comercial pactada este fin de semana entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, fue motivo suficiente para que las compras se abrieran paso en el mercado. La española no fue una excepción a esta corriente. El Ibex 35 inicia el último mes del año con un alza del 1,13% y pone la mirada en los 9.200 puntos. 

Aunque son muchos los analistas los que aconsejan coger con pinzas el pacto logrado entre los dos líderes mundiales, lo cierto es que con esta tregua aumentan las expectativas de que las Bolsas aprovechen esta noticia para firmar un rally de fin de año. Pero esta vez es complicado que las subidas de la recta final de 2018 se traduzca en rentabilidades positivas a cierre de año, especialmente en Europa donde las caídas rozan en algunos casos el 11%.

“Seguimos pensando que no tiene sentido que las Bolsas cierren 2018 con pérdidas cuando los resultados empresariales se expanden a doble dígito y la economía global desacelera pero no se dirige hacia ninguna recesión. Por eso tendría sentido que diciembre fuera un mes de recuperación, independientemente de que lo que suceda pueda denominarse o no rally de fin de año”, señalan los analistas de Bankinter.

Ángel Pérez, analista de Renta 4 afirma que la guerra comercial es el principal riesgo de mercado, y si se consigue finalmente mitigar, podría impulsar a las Bolsas. “Lo malo es que hay otros riesgo que podrían compensar este efecto positivo como el Brexit o Italia”, señala.

El avance logrado este fin de semana permitirá que al menos en los próximos tres meses que durarán las negociaciones, Trump aplace el aumento de las tasas del 10% al 25%. A cambio China se compromete a comprar más productos agrícolas y ganaderos americanos. No obstante, este paso adelante no será suficiente para alejar los fantasmas. Mark Haefele, jefe de inversiones de banca privada de UBS, afirma que son muchos los obstáculos a superar, “en especial en lo que atañe a los problemas de propiedad intelectual y acceso al mercado”. “Un resultado negativo del encuentro del sábado podría haber incluso la rápida aplicación de una tercera ronda de aranceles estadounidenses sobre 267.000 millones de dólares de productos chinos centrando en productos tecnológicos”, explica.

“No vemos el acuerdo del G20 como un cambio de juego, sino más bien como un logro a corto plazo que podría traer algún alivio a los mercados de cara al fin de año”, remarcan desde Amundi AM.

Los ascensos registrados por la Bolsa española se mantuvieron en línea con el resto de Europa. Italia, más pendiente de las negociaciones con Bruselas que de las conclusiones del G20, sumó un 2,26%. Le siguió el Dax alemán que avanzó un 1,85%, impulsado por la buena sesión que vivió el sector automovilístico, uno de los más castigados en la política proteccionista. Firmas alemanas como BWM o Volkswagen sumaron un 4,78% y 2,87%, respectivamente. El Cac francés, por su parte, repuntó un 1% mientras el FTSE británico y el Euro Stoxx rebotaron un 1,18% y 1,32%. Más suaves fueron los avances de Wall Street que tras iniciar la jornada con ascensos superiores al 1,5%, al cierre de los mercados europeos avanzaban un 0,7% el Dow Jones y el S&P 500 y un 1% el tecnológico Nasdaq.

Pacto Arabia Saudí y Rusia

En el G20 no todo fue guerra comercial. El encuentro de los principales líderes mundiales allanó el terreno para que la OPEP acuerde en la cita de esta semana una nueva reducción de la producción. Arabia Saudí, líder del cártel, y Rusia, uno de los principales productores de crudo fuera de la organización, acordaron reducir su capacidad de bombeo. Esto sumado a las expectativas de un pacto entre China y EE UU, que aleje los rumores de desaceleración, llevaron al Brent a sumar un 4%, su mayor ascenso desde noviembre de 2016 cuando la OPEP ratificó el acuerdo para recortar la producción por primera vez desde 2008. El barril de Brent cerró ayer en los 61 dólares. El miércoles los miembros del cártel volverán a reunirse en Viena. Según las informaciones que se han publicado, es de esperar un nuevo ajuste de la producción que permita revitalizar los precios del oro negro. Desde los máximos del año el Brent cede un 29%.

José Luis Fernández Figares, analista de Link Securities, afirma que la tregua pactada entre China y EE UU favorece a los activos de mayor riesgo y dentro de estos los relacionados con las materias primas minerales y el crudo son los que mejor recogen el acuerdo. En la Bolsa española los representantes de esta tendencia fueron ArcelorMittal (el valor más alcista de la jornada con un repunte del 4,37%) y Acerinox (2,89%). Junto a la primera Siemens Gamesa (3,57%) y Cie (3,15%) lideraron las subidas de la jornada en la Bolsa española. En el lado opuesto se situaron Colonial (-1,8%), Cellnex (-0,86%) y Meliá (-0,62%).

La rentabilidad de la deuda italiana a 10 años se toma un respiro y cae del 3,2% del viernes al 3,14% mientras la prima de riesgo pierde seis puntos, hasta los 284.puntos básicos. La prensa italiana publicó este fin de semana que el Ejecutivo estaría dispuesto a rebajar el déficit del 2,4% del PIB al 2-2,2%. El bono español se mantiene estable en el 1,49% y el riesgo país en los 118 puntos básicos.

Normas