Consumo

El aceite de palma, a punto de cerrar un año desastroso

La presión social, la guerra comercial y la menor demanda, entre los factores que hacen caer el precio

El aceite de palma, a punto de cerrar un año desastroso

El aceite comestible más usado del mundo está teniendo un año horrible, dado que una poderosa combinación de factores ha bajado los precios, desde una fuerte caída de los costos del petróleo hasta las acusaciones de que la expansión de las plantaciones destruyó los hábitats de orangutanes.

Los futuros de referencia en Malasia se han desplomado cerca de un 18% este año, algo parecido al declive anual de 2017, y los precios rondan sus valores más bajos en más de tres años. Usado en todo tipo de productos, desde chocolate hasta combustible, el aceite de palma probablemente cierre el año a un precio de 2.000 ringgit por tonelada, de acuerdo con una encuesta de Bloomberg de este mes.

El declive augura más problemas para los cultivadores en Indonesia y Malasia, que se sienten presionados porque los precios rondan los costos de producción. El Kuala Lumpur Plantation Index ha caído un 9,4% este año y se encamina a su mayor retroceso desde 2014.

Estos son algunos de los factores que están haciendo bajar el precio del aceite de palma:

1. Producción

El alza de la producción y las existencias, y las exportaciones deslucidas han provocado una superabundancia en los mayores productores, Indonesia y Malasia. La demanda simplemente no alcanza para absorber la creciente oferta, dijo Ivy Ng, directora regional de agronegocios de CIMB Investment Bank Bhd. en Kuala Lumpur. Los precios deben ser todavía más atractivos para conquistar compradores en India, el principal importador mundial, agregó la ejecutiva.

2. Biocombustible

Dorab Mistry, un veterano analista de Godrej International, dice que la demanda de biodiésel será el factor determinante de los precios más importante del año que viene. Los actores del mercado cuentan con el ambicioso mandato de biodiesel B20 de Indonesia, que exige mezclar el combustible convencional con un 20% de biocombustible de palma, para absorber oferta. Malasia planea implementar por etapas su mandato B10, largamente esperado, en el transporte y otros sectores subsidiados a partir del 1 de diciembre, de acuerdo con una carta enviada por el Ministerio de Industrias Primarias a petroleras y vista por Bloomberg News.

3. Guerra comercial

El aceite de palma no se ha salvado de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, que han provocado un intercambio de aranceles, han sacudido los mercados agrícolas y han alterado los flujos comerciales, especialmente para la soja, que se muele para producir un aceite competidor. La incertidumbre de la guerra comercial también ha puesto nerviosos a los inversores mientras esperan para ver cómo se verán afectados los aceites vegetales. Si siguen las tensiones y China tiene problemas para reemplazar la soja estadounidense, los compradores de ese país podrían recurrir al aceite de palma, dijo Ng, de CIMB.

4. Problemas de demanda

La lenta demanda de los importadores clave ha nublado el panorama y ha mantenido a los compradores cautelosos. En India, un cóctel de aranceles más altos, una rupia débil y una crisis crediticia han frenado el apetito por el aceite de palma. El aceite de palma enfrenta otro desafío: las compras generalmente disminuyen hacia el invierno ya que el aceite tropical tiende a enturbiarse a temperaturas frías.

5. Orangutanes

Y también están los orangutanes. La imagen del aceite de palma quedó manchada por una avalancha de publicidad negativa que pinta el aceite tropical como un destructor de selvas y hábitats de los orangutanes, lo que hace que Gobiernos y productores se esfuercen por mejorar la imagen pública del aceite de palma y su comerciabilidad.

Este mes, activistas de Greenpeace fueron detenidos tras organizar una protesta en un buque carguero de aceite de palma que iba camino a Europa. El grupo también ha acusado a varios actores del mercado, desde proveedores de aceite de palma hasta Mondelez International, de destruir los hábitats de los orangutanes en Indonesia, lo que llegó poco después de la transmisión de un anuncio viral de Navidad contra el aceite tropical en Reino Unido.

El Gobierno de Malasia dijo que el anuncio era engañoso y dijo que "se defenderá". La Asociación de Aceite de Palma de Indonesia dijo que las acciones de Greenpeace amenazan a 17 millones de indonesios que dependen de la palma para vivir.

Normas