Arabia Saudí atrae con concesiones a Acciona, Sacyr, FCC y ACS pese a la crisis diplomática

La local ACWA se alza con la oferta preferente ante Acciona por la mayor desaladora del país

Los concursos incluyen obra y operación de las plantas durante 25 años

Desaladora de Al Jubail (Arabia Saudí), ampliada por Acciona para el tratamiento de 100.000 metros cúbicos de agua al día.
Desaladora de Al Jubail (Arabia Saudí), ampliada por Acciona para el tratamiento de 100.000 metros cúbicos de agua al día.

La desconfianza abierta en la comunidad internacional hacia Arabia Saudí, por la guerra de Yemen y el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, no ha restado ni un ápice de interés por ese mercado entre los mayores grupos españoles de infraestructuras. Tampoco parece haberles afectado el fuerte desencuentro entre el país árabe y España por el intento de bloqueo a la venta de 400 bombas por parte del Gobierno de Pedro Sánchez.

Con la línea de alta velocidad La Meca-Medina ya en operación, el gran reto para el sector es comerse el pastel del plan de infraestructuras del ciclo del agua, por el que han presentado su candidatura más de medio centenar de compañías de todo el mundo. Acciona Agua y FCC Aqualia son las más activas en las licitaciones, quedándose la primera de ellas ayer como oferta de reserva, en principio batida por la saudí ACWA Power, en el mayor de los concursos en juego. También buscan negocio en este programa de concesiones ACS, Sacyr, Abengoa o Typsa.

La compañía que preside José Manuel Entrecanales se ha quedado en puertas de hacerse con el diseño, construcción, equipamiento y operación de la desaladora de Rabigh. Proyectada en la costa del Mar Rojo (a unos 150 kilómetros de la ciudad de Yeda), será la mayor planta del país para el aprovechamiento de agua marina, con capacidad para 600.000 metros cúbicos diarios de agua. Acciona forma equipo con la japonesa Marubeni, con la que también acude a otros proyectos.

La planta de Rabigh nacerá con una previsión de ampliación hasta los 1,2 millones de metros cúbicos de capacidad de desalación diaria

FCC y Valoriza (Sacyr) lideran otros dos de los consorcios competidores, y la también española Cobra (Grupo ACS) se presentó a este contrato con la firma controlada por Carlos Slim. Los otros dos consorcios restantes están encabezados por Veolia y la citada Acwa Power. Todos ellos son primeras referencias mundiales en la gestión de aguas.

La desaladora de Rabigh, punta de lanza del plan saudí, tendrá 25 años de periodo de explotación privada. Su diseño prevé una segunda fase, para su ampliación, que la llevaría a duplicar esa capacidad, hasta 1,2 millones de metros cúbicos de agua, lo que convertirá a Rabigh en una de las mayores desaladoras del mundo. De momento, partirá con un contrato de suministro con la pública Water & Electricity, garantizado por Arabia Saudí.

Acciona Agua, que tiene abierta una batalla con la Generalitat de Cataluña por la reversión anticipada de la concesión de Aigües Ter-Llobregat (ATLL), busca impulso haciendo valer referencias previas en el área del Golfo Pérsico y su propia experiencia en Arabia Saudí. Allí participa desde 2012 en el proyecto de ampliación de la desaladora Al Jubail, en el complejo Marafiq, para el tratamiento de 100.000 metros cúbicos de agua al día.

La gigantesca instalación de Rabigh forma parte de un paquete de proyectos relacionados con el ciclo del agua para los que el Gobierno saudí ha promovido un marco de colaboración público–privada. El volumen de cada uno de los contratos, según fuentes del sector, está entre los 200 y más de 500 millones de euros.

El volumen de los contratos en juego está entre los 200 y más de 500 millones de euros en obras

En torno a la primera cifra, Acciona ya se adjudicó el pasado mes de julio la construcción de la desaladora de Al Khobar, en la costa este de Arabia, convirtiéndose en el primer proyecto que el grupo estatal SWCC, la mayor referencia mundial en desalinización, contrataba con una empresa española.

Otros proyectos del plan

Una segunda desaladora de gran volumen que busca constructora y operadora privada es la de Shuqaiq 3, en la ciudad de Shuqaia, de nuevo en las costas del mar Rojo. Este contrato, como el de Rabigh, también sale con 25 años de plazo de concesión y hay seis consorcios pujando.

FCC Aqualia y Cobra están al frente de dos de los ofertantes junto a empresas locales; Acciona vuelve a forma parte del consorcio de Marubeni, y los tres restantes están gobernados por Veolia, Engie y Acwa Power. La planta será diseñada para desalar 380.000 metros cúbicos de agua diarios.

La tercera entre las grandes instalaciones con obras y 25 años de concesión en juego es la que se levantará en el entorno del aeropuerto de Jeddah (King Abdulaziz International Airport) para la depuración de hasta medio millón de metros cúbicos de aguas residuales al día. En este caso se han colocado en la línea de salida FCC Aqualia, Acciona Agua, Cobra, la saudí Marafiq, las niponas Marubeni y Mitsui, y la francesa Suez Groupe.

En este amplio despliegue de los líderes españoles en gestión del agua, Acciona, FCC y ACS, esta última a través de Tedagua, también han presentado oferta por la desaladora de Dammam, para la que el consorcio de la dubaití Metito Utilities es la mejor colocada a la vista de su propuesta económica.

De forma paralela a estas licitaciones, entre las que también figuran la desaladora de Yanbu (450.000 metros cúbicos del día) y la planta de tratamiento de Taif (270.000 metros cúbicos por jornada), Arabia busca asesoramiento privado para seguir avanzando en el desarrollo de infraestructuras del agua.

Experiencia previa en Oriente Medio

Las mayores constructoras españolas epecializadas en infraestructuras del agua están haciendo valer su experiencia en la zona del golfo para acudir al plan de infraestructuras de Arabia Saudí.

Sacyr. El grupo que preside Manuel Manrique ejecuta en Sohar (Omán) una de las mayores desaladoras de Oriente Medio, con un presupuesto estimado en 1.000 millones de euros.

ACS. La filial de construcción industrial Cobra construye en Emiratos Árabes una desaladora con obras por 180 millones de euros.

Acciona. La división de infraestruturas del agua entró en el mercado saudí en 2012, con la desaladora de Al Jubail; y se impuso el pasado mes de julio en el concurso por la planta de Al Khobar.

FCC. Aqualia irrumpió en Arabia Saudí en 2011, donde ha llevado a cabo un proyecto para optimizar la red que abastece de agua potable a tres millones de personas en Riad. Ya en La Meca tiene la operación y mantenimiento de las plantas de tratamiento de aguas residuales de Hadda y Arana. Entre sus últimos contratos en Oriente Medio figura la gestión durante 20 años del agua en la zona portuaria de Sohar (Omán).

Normas