PENSIONES

¿Cómo elijo mi plan de pensiones?

Las claves de una buena inversión para la jubilación

¿Cómo elijo mi plan de pensiones?

Pensar en ahorrar para la jubilación implica tener en cuenta múltiples factores: ¿qué quiero hacer cuando deje de trabajar? ¿Cuánto dinero tengo y cuánto puedo ahorrar? ¿Cuándo quiero jubilarme? ¿Estoy invirtiendo bien mi dinero para esa etapa? Y responder a todas ellas es fundamental para llegar a la jubilación con el capital que deseamos.

La norma nos dice que nos cuesta pensar en el largo plazo. De la encuesta de jubilación y longevidad que hemos elaborado en Abante se desprende que a casi el 70% de los españoles que ahorran le preocupa no tener dinero suficiente para mantener su nivel de vida cuando dejen de trabajar y, sin embargo, más de la mitad cree que no está preparando bien sus finanzas. ¿Por qué sucede eso?

Los planes de pensiones en España

Si echamos un vistazo a la industria de planes de pensiones, observamos que, al cierre del primer semestre del año, la Dirección General de Seguros contaba con 2.649 planes de pensiones registrados, con 1.688 millones de euros de aportaciones acumuladas. Y si miramos más en profundidad, lo que vemos es un escenario conservador.

Como recuerda Ángel Olea, director de inversiones de Abante, “el grueso del dinero destinado al ahorro para la jubilación -el 80%- se encuentra en los planes menos rentable, lo que demuestra que el ahorro en España es ineficiente y ultraconservador”.

El error de ser conservadores

Cuando invertimos nuestros ahorros en un plan de pensiones, debemos tener un objetivo -o varios- en mente. Por ello, antes de decantarnos por un determinado producto, debemos hacer un ejercicio de planificación financiera para ver cuáles son nuestros objetivos para la jubilación y cómo los vamos a conseguir.

¿Cómo logramos los objetivos que nos hemos marcado? Apostando por planes de pensiones con más riesgo ya que, si somos conservadores nos enfrentamos al riesgo de no cubrir la inflación y, en consecuencia, de no poder financiar los objetivos que nos habíamos marcado para la jubilación.

En este sentido, Olea explica que, en los últimos 40 años, los productos conservadores han logrado, de media, rentabilidades anuales cercanas al 8%, lo que significa multiplicar por 5 el capital en 20 años. Y hoy, con un escenario que nos da rentabilidades del entorno del 2%, necesitaríamos 80 años para poder multiplicar por 5 nuestro capital.

La importancia de la gestión y del plazo

Al invertir para la jubilación hay que tener en cuenta que, si empezamos pronto, disponemos de un horizonte temporal elevado, lo que nos va a permitir asumir más riesgo, puesto que mitigamos el impacto de la volatilidad en el corto plazo, multiplicamos el efecto del interés compuesto y vamos reduciendo el importe anual que destinamos a este ahorro.

Otro punto que debemos recordar, puesto que elevará nuestro capital final, es que resulta mucho más rentable ir realizando aportaciones mensuales, que esperarse a aportar todo a final de año. Si vamos invirtiendo de forma periódica aprovechamos la evolución de los mercados durante todo el año y neutralizamos los posibles movimientos adversos del mercado.

¿Cómo elegimos el mejor plan de pensiones? La clave está en tener un enfoque global para capturar todas las oportunidades que da el mercado y en diversificar, tanto por sectores como por zonas geográficas.

 

Normas