El Ibex salva una semana crítica para la banca con un alza del 1,57%

El selectivo español cae un 0,46% el viernes por el lastre de BBVA y Acerinox

El bono a dos años de EE UU marca máximo en 10 años

Imagen del parqué de Wall Street
Imagen del parqué de Wall Street AFP

El Ibex cierra la semana aferrado a los 9.100 puntos pese a que la Reserva Federal de Estados Unidos enfrió los ánimos de los inversores, que aprovecharon el mensaje del banco central para recoger ganancias tras la subida registrada, en especial en EE UU, el miércoles tras conocerse el resultado de las elecciones legislativas. El índice español cedió un 0,46%, en línea con las caídas registradas en el resto de Europa. El MIB italiano volvió, una jornada más, a ser la Bolsa europea más castigada tras caer un 0,88%. El Cac francés bajó un 0,48% y el FTSE británico, un 0,49%. Solo el Dax escapó a las ventas, pero por la mínima tras subir un 0,02%.

El selectivo español evitó mayores caídas a pesar de que BBVA cedió un 5,86% penalizado por la propuesta del Gobierno mexicano presidido por López Obrador de eliminar varias de las comisiones bancarias. La entidad registró su mayor caída desde el Brexit penalizada por el peso de México en sus cuentas: de los 4.300 millones de euros que ganó el banco entre junio y septiembre, 1.850 millones procedieron del país latinoamericano. A cierre del tercer trimestre, el volumen de comisiones netas obtenidas por BBVA solo en México era de 900 millones de euros, incluyendo fondos de inversión.

Principales cotizaciones

IBEX 35 9.106,60 -0,42%
EUROSTOXX 50 3.205,36 -0,60%
DOW JONES 25.250,02 -0,14%
USD x EUR 0,8821 -0,384%
Petroleo Brent 66,200 1,115%

A la caída de BBVA se sumó el fuerte castigo recogido por Indra, penalizada por las rebajas de precio objetivo realizadas por Société Générale y Credit Suisse. Su acción bajó un 8,78%, su mayor recorte en dos años. Tampoco se libraron de los recortes Acerinox y CIE Automotive, que cedieron un 5,78% y un 2,53%, respectivamente.

Con menos intensidad que BBVA pero el resto del sector financiero no evitó las caídas. Sabadell cedió un 2,19%; Santander, un 1,57%; Bankia, un 0,55% y CaixaBank un 0,46%, en el día en el que se publicó en el BOE el cambio del impuesto de Sociedades por el que serán los bancos los que paguen desde este sábado el impuesto de actos jurídicos documentados.

ACS y Enagás lideraron por su parte las ganancias del Ibex. El primero se anotó un 2,06%, mientras que el operador de torres de telefonía subió un 1,74%.

En el balance semanal, el Ibex se anota un 1,57% y registra su segunda semana consecutiva de ganancias. Cinco jornadas en las que el protagonismo de la banca ha sido casi absoluto en la Bolsa española, por la resaca de los test de estrés y por la decisión del Tribunal Supremo de volver a cambiar de criterio y fallar que era el cliente el que debía abonar el pago del impuesto de las hipotecas. La decisión del alto tribunal se hizo esperar y fue con el mercado ya cerrado el martes cuando dictó sentencia. Al día siguiente el sector financiero los celebró por todo lo alto, llegando algunas entidades a recuperar en una sesión todo lo perdido en las últimas semanas.

Sin embargo, la alegría duró poco y dos días después el Ejecutivo aprobó un decreto ley por el cual serán las entidades las que a partir del sábado harán frente al pago del tributo. Esta medida ha pasado de puntillas por el mercado, pues los inversores entienden que los bancos trasladarán el coste al cliente ya sea através de intereses o comisiones más elevadas. Además, el fallo del Supremo ha supuesto decir adiós a la principal amenaza para el sector: la retroactividad que según cálculos de Moody's podría costarle a la banca hasta 16.000 millones en el caso más extremo.

En clave internacional el protagonismo de la semana ha recaído en las elecciones legislativa de EE UU que han traído consigo un parlamento divido: la Cámara de Representantes cae en manos de los demócratas mientras los republicanos mantienen el control en el Senado. Esta vez las encuestas no se han desviado y los inversores recibieron la noticia con los brazos abiertos. A falta de media sesión para que finalice la semana en Wall Street los ascensos en los últimos cinco días van desde el 2,5% del Dow Jones al 0,5% del Nasdaq. Por contradictorio que parezca la polarización del Congreso estadounidense es la opción que más gusta a los inversores. La dificultad de llegar a acuerdos entre ambas formaciones políticas derivará en una paralización de la actividad legislativa. Además, la falta de apoyos por parte de los demócratas impedirá dar marcha atrás en la rebaja impositiva y el proceso de desregularización, los pilares de las subidas en Bolsa en los últimos años.

El mercado de deuda reina la tranquilidad, aunque con excepciones. Este viernes los rendimientos de la deuda italiana a 10 años han subido al 3,4% y la prima de riesgo recupera los 300 puntos básicos. El martes concluye el plazo para que Roma remita a Bruselas un borrador de los presupuestos después de que la CE rechazara las cuentas de 2019 por exceso de déficit. El Ejecutivo italiano continúa aferrado a la inmovilidad y sigue adelante con su propuesta de un déficit del 2,4% para 2019. El comisario para el euro, Vladis Dombrovski ha señalado que estudian sanciones a la tercera economía del mundo. El efecto contagio permanece controlado. La rentabilidad de la deuda española se sitúa en al filo del 1,6% con la prima de riesgo en los 113 puntos básicos.

En la primera semana en funcionamiento de las sanciones de EE UU a Irán, el petróleo Brent concluye al filo de los 70 dólares, niveles que no registradaba desde abril y que supone una caída del 18,8% desde los máximos del año. Los temores a la desaleceración económica explican parte de estas caídas, pero no es el único motivo. Ente fin de semana los miembros OPEP y no OPEP celebrarán la reunión de seguimiento para analizar el grado de cumplimiento del pacto. Los inversores empiezan a descontar la probabilidad de que lancen mensajes sobre un futuro recorte de la producción. En paralelo a estas información, The Wall Street Journal ha publicado un artículo en el que afirma que Arabia Saudí se replantea su futuro en la OPEP, una organización que lleva liderando en los últimos 60 años.

Normas