La Audiencia de Madrid confirma la nulidad de las cláusulas suelo de toda la banca

Da la razón a Adicae en la macrocausa abierta por 9.000 consumidores contra 40 entidades financieras

El fallo corrige el criterio de primera instancia y exige la devolución con retroactividad total más intereses y costas

Protesta contra las cláusulas suelo.
Protesta contra las cláusulas suelo.

Las cláusulas suelo hipotecarias de toda la banca son nulas, por abusivas. Así lo ha decretado este viernes la Audiencia Provincial de Madrid, dando la razón en segunda instancia a la asociación de consumidores Adicae en la macrocausa abierta, en nombre de 9.000 consumidores, contra 40 entidades financieras de España. Estas han sido condenadas a devolver el dinero indebidamente cobrado, más intereses, con retroactividad total y a abonar las costas.

“Los suelos hipotecarios han sido declarados nulos para todos los consumidores y todos los bancos en España, acabando así esta asociación de consumidores con el mayor fraude de la banca contra la ciudadanía, que tiene que devolver íntegramente lo cobrado de forma indebida”, ha informado la asociación, al anunciar que “la Audiencia Provincial de Madrid ha resuelto este viernes la macrodemanda de cláusulas suelo interpuesta por Adicae contra los bancos con motivo de las cláusulas suelo impuestas en sus hipotecas, la mayor acción judicial interpuesta contra la banca en la historia de España”. Las patronales de bancos y cajas han rehusado hacer comentarios.

El fallo, dictado el 12 de noviembre y comunicado a las partes este viernes, supone un nuevo espaldarazo a los clientes del sector financiero y un nuevo varapalo a la banca esta vez en segunda instancia, después de que el Juzgado de lo Mercantil nº 11 de Madrid ya dictaminara en el mismo sentido en abril de 2016. El pronunciamiento, de 126 páginas, da la razón a los 9.000 particulares personados y supone un varapalo contra 40 entidades (de las 101 denunciadas originalmente, pero que han ido fusionándose durante la crisis).

Es más, el tribunal estima la petición de Adicae de revisar la retroactividad de la devolución fijada en el fallo original que, siguiendo la jurisprudencia vigente entonces, limitaba los pagos a mayo de 2013, como el Tribunal Supremo dictó inicialmente. Sin embargo, el alto tribunal corrigió su doctrina después de que el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) le enmendara la plana en diciembre de 2016 al decretar que las cláusulas abusivas deben ser anuladas desde el inicio del contrato. La Audiencia de Madrid toma en consideración la nueva jurisprudencia y fija por tanto la retroactividad total en las devoluciones. Una decisión que incrementa considerablemente el monto a devolver por la banca, que se lo habría ahorrado de aceptar como firme el fallo de abril de 2016 en lugar de recurrir. 

La sentencia solo desestima parcialmente algunas de las pretensiones de condena planteadas por Adicae, concretamente contra las cláusulas suelo de la Caja Rural de Córdoba (hoy Caja Rural del Sur); de Banco de Asturias (integrado en Banco Sabadell); y de Banco Popular, que considera cosa juzgada, pues ya recibió un fallo en contra en el Supremo, si bien en este caso mantiene la obligación de la entidad de restituir el dinero cobrado. Un monto que deberá abonar Santander que, aunque no comercializó directamente hipotecas con cláusulas suelo, absorbió dicho banco en junio de 2017. 

Más allá del beneficio directo para los miles de afectados adheridos a la macrodemanda, la sentencia eleva la presión para que el sector financiero realice devoluciones masivas de lo cobrado indebidamente con estas cláusulas en lugar de pelear caso a caso en los tribunales, donde el 98% de los jueces le dan la razón al consumidor.

El fallo beneficia a 9.000 familias concretas, a las que la banca tendrá que devolverles de media unos 4.000 euros, según Adicae, lo que arroja un monto de 36 millones para el conjunto del sector. Cifra a la que habría que sumar costas e intereses. Desde la asociación de consumidores creen, sin embargo, que más allá del beneficio directo para los miles de afectados adheridos a la macrodemanda, la condena en costas eleva la presión para que el sector financiero realice devoluciones masivas de lo cobrado indebidamente por estas cláusulas, en vista de que todas son nulas, en lugar de pelear caso a caso en los tribunales, que dan la razón al cliente en el 97% de los casos.

Los analistas de Kepler Cheuvreux estiman que el monto potencial a devolver por todas las cláusulas suelo puede rondar los 7.700 millones, de los que habría que descontar los 2.292 millones que la banca ya ha abonado mediante el mecanismo extrajudicial de compensación que el Ejecutivo anterior puso en marcha enero de 2017 después del fallo europeo sobre la retroactividad, y los pagos a los que ha ido siendo condenada en tribunales. El sector, que llegó a dotar unos 3.000 millones de euros en provisiones por esta materia, según la citada casa de análisis, podría verse abocado a pagar todavía otros 5.000 millones.

Adicae confía en que el nuevo éxito judicial lleve a la banca a multiplicar el número de devoluciones de dinero que acepta a través de la vía extrajudicial. Ante la negativa de buena parte de las entidades a realizar un desembolso generalizado, buena parte de las reclamaciones han terminado en los juzgados especializados en materia hipotecaria que llevan en marcha desde junio de 2018.

Estos han recibido ya 305.437 causas, si bien solo han podido resolver 7.234 hasta la fecha debido al colapso y la falta de recursos públicos. El Ministerio de Justicia anunció hace días que estudia medidas para desincentivar que la banca recurra automáticamente este tipo de sentencias. De momento, en todo caso, el fallo de la Audiencia de Madrid contra las cláusulas suelo de la banca puede ser también recurrido ante el Tribunal Supremo con lo que la batalla judicial podría continuar.

El nuevo fallo contra la banca llega en un momento crítico para el sector que en las últimas semanas haya perdido cientos de millones de euros en Bolsa después de que el Tribunal Supremo cambiara su criterio y decretara que son las entidades quienes deben pagar el impuesto de actos jurídicos documentados de las hipotecas. Una doctrina que fue revisada días después, con un nuevo dictamen a favor de la banca pero que llevó al Gobierno a cambiar la ley para que sea la banca quien pague el impuesto.

El sector estudia recurrir ante el Supremo

La Audiencia de Madrid ha dictaminado que no cumplen los requisitos mínimos de transparencia, y deben ser anuladas, las cláusulas suelo de CaixaBank, Bankia, Sabadell, Unicaja, Liberbank, Ibercaja o las cajas rurales, entre otras. El sector se mostró cauto el viernes y dijo estar estudiando el fallo si bien fuentes bancarias admitieron que es muy probable que la sentencia se recurra ante el Tribunal Supremo. Este, sin embargo, ha ido anulando los suelos de BBVA, Novagalicia, Cajamar o Popular en causas individuales. “La sentencia puede ser recurrida en casación pero no hay nada que casar porque el Supremo viene siempre dando la razón al consumidor”, defendían el viernes desde Adicae, donde creen que la banca solo busca ganar tiempo para no devolver todo el monto de golpe. Con todo, la asociación de consumidores asevera que este fallo dará confianza a todos los afectados que aún no han reclamado su dinero para hacerlo por vía judicial si su entidad no se presta a hacerlo directamente para evitar una condena en costas. De momento, los juzgados especializados en materia hipotecaria acumulan más de 305.000 causas, buena parte de ellas sobre cláusulas suelo.

Normas