Blackstone rompe con Tristan y busca ofertas por la cartera de oficinas de Hispania

La socimi negocia la venta de los edificios de Ilunion por más de 100 millones

Entre los candidatos, fondos y aseguradoras

Stephen Schwarzman, consejero delegado de Blackstone.
Stephen Schwarzman, consejero delegado de Blackstone.

El nuevo control accionarial del gigante Blackstone sobre la socimi Hispania ha provocado cambios en la estrategia de desinversiones de la inmobiliaria. Tras culminar la opa en julio, la firma estadounidense ha tomado la decisión de paralizar la venta de las oficinas de la socimi pactada por los anteriores gestores con el fondo británico Tristan Capital Partners, por más de 500 millones de euros.

Blackstone ve ahora la oportunidad de obtener mejores ofertas e incrementar el margen de la operación y así lo ha hecho saber al mercado. De hecho, ya negocia una transacción de parte de ese negocio, según fuentes del sector.

En marzo, Hispania, cuando estaba gestionada externamente por Azora y buscaba convertirse en una socimi especializada en hoteles, ultimaba un acuerdo con el fondo británico Tristan para traspasar la totalidad de los edificios de oficinas. Pero a inicios de abril, Blackstone lanzó una opa por la socimi, que valoraba la compañía en 1.920 millones, y la operación se frenó a la espera de la conclusión de la opa.

La gestora estadounidense controla ya más del 90% de Hispania desde julio, a través de la sociedad luxemburguesa Alzette. Tras su desembarco, ha descartado la operación previamente diseñada con Tristan.

En la valoración realizada a final de 2017, Hispania tasaba sus oficinas en 603 millones. De esos, ha vendido desde entonces una mínima parte.

No hay que olvidar que Blackstone tuvo que subir la oferta por Hispania tras una tasación de la socimi que revalorizaba los activos y que fue comunicada en mayo. Después de subir la puja y pagar una prima del 5,6% respecto a la cotización de la víspera a su opa, el fondo busca ahora más margen para esos activos.

La nueva estrategia pasa por ofrecer al mercado la posibilidad de fragmentar la cartera y escuchar ofertas por todos o algunos de esos activos. Oficialmente no ha encargado a ningún intermediario el proceso de venta, pero ya está escuchando ofertas.

De hecho, la socimi ya ha comenzado las negociaciones para desprenderse de un paquete de edificios alquilados a Ilunion. Se trata de cuatro propiedades valoradas en más de 100 millones, según las tasaciones de 2017. Entre los interesados se encuentran aseguradoras y fondos, según fuentes del mercado.

Por otro lado, se encuentran las oficinas de Barcelona, por más de 120 millones. Para el resto, Blackstone espera que el alza de rentas y la inversión en mejoras pueda dar recorrido al valor de los inmuebles.

Desde mediados de octubre, la cartera de oficinas está gestionada por la sociedad Rivoli Portfolio Management, propiedad de Blackstone. Estas 25 propiedades de Hispania se ubican en un 79% en Madrid y en un 20% en Barcelona. El mayor inquilino es Ilunion, que aporta el 22% de las rentas por alquileres de un total de 21,7 millones a finales de 2017.

Revalorización de los activos

Hispania encargó en mayo una nueva tasación de sus propiedades tras conocerse la oferta de Blackstone. Desde diciembre se habían revalorizado un 5,7%, hasta los 2.811 millones de euros, según una valoración externa de CBRE. Aunque entonces no se comunicó el nuevo importe en el caso de las oficinas.

Aproximadamente el 66% del valor corresponde a hoteles. Entre el resto, el 10% es de las viviendas y el 24% de oficinas.

En el caso de las casas, Hispania, antes de la opa, había comenzado a vender uno a uno los pisos. Actualmente están gestionados por Fidere, otra sociedad de Blackstone.

Normas