La incertidumbre y los resultados empresariales borran las ganancias anuales de Wall Street

El Nasdaq se desploma un 4% por las caídas de los fabricantes de chips

El Dow Jones y el S&P 500 ceden entre un 2% y un 3% y se sitúan en niveles de 2017

Ibex directo

Wall Street ha vivido otra jornada negra como la que experimentó hace dos semanas. La incertidumbre política y económica así como los resultados empresariales, que no están siendo tan buenos como esperaban los analistas, dilapidaron las ganancias anuales del Dow Jones y el S&P 500, que cedieron un 2,4% y un 3,09%, respectivamente.

No obstante, la peor parte se la volvieron a llevar las tecnológicas: el Nasdaq se desplomó un 4,4%, entrando en terreno de corrección y situándose en niveles de abril debido a las caídas en Bolsa de los fabricantes de microchips.

De la mano de estas pérdidas en los principales índices de Wall Street se produjo un caída de la rentabilidad del bono estadounidense a diez, cinco y tres años, que se sitúan en mínimos de tres semanas. Ante la incertidumbre geopolítica generada por el Brexit, los presupuestos italianos y la marcha macroeconómica, la deuda activa como activo refugio.

Principales cotizaciones

IBEX 35 9.114,00 -1,28%
EUROSTOXX 50 3.327,20 -1,76%
DOW JONES 25.490,47 -1,11%
USD x EUR 0,8941 -0,034%
Petroleo Brent 68,610 1,254%

Además, la temporada de resultados en EE UU también está pasando factura, pese a que aún queda por conocer los datos de las grandes compañías como Apple, Facebook o Alphabet. En la jornada de ayer, fueron las cifras de AT&T y Texas Instruments las que decepcionaron al mercado y llevaron las pérdidas al sector de las comunicaciones y los fabricantes de microchips.

De los tres índices, el Nasdaq es el que está viéndose más afectado. El caso Khashoggi le está pasando factura pues Arabia Saudí es uno de los principales inversores de las empresas tecnológicas y se teme que la crisis actual provoque una salida de capital.

En España, el inicio de la temporada de resultados también ha sido el protagonista. Aunque hasta el momento solo tres de las cotizadas del Ibex 35 han divulgado las cuentas de los nueve primeros meses del año, hoy los inversores se afanaban por buscar refugiado en las cifras publicadas por Iberdrola y Cie en un intento de dejar de lado las incertidumbres y obstáculos de las últimas semanas.

Con la resaca del rechazo a los presupuestos italianos y los mínimos del Dax desde 2016, los inversores se han esforzado por hacer borrón y cuenta nueva. El Ibex 35, que a lo largo de la sesión llegó a registrar ascensos del 0,91%, concluyó la jornada con una caída del 0,56%, descenso que le costó la pérdida de una nueva cota: los 8.700 puntos. La oleada de ventas que ha arrecido al mercado en lo que va de mes, una corriente que se ha visto intensificada por la caída de la banca tras la sentencia del Supremo, llevan al selectivo español a perder un 7,58% en octubre. Los descensos acumulados en lo que va de mes son significativos, pero inferiores a los registrados por otros índices europeos como el Dax.

La Bolsa alemana, que ayer perdió el soporte de los 11.500 puntos, retoma los descensos y hoy se deja un 0,73%. Desde los máximos del año el Dax retrocede un 22,5%, unas pérdidas que se acrecentarían si confirman los temores de un enfriamiento de la economía. Los últimos datos macroecnómicos publicados constatan que de momento no estamos en periodo de recesión, pero sí de ralentización. El PMI compuesto de octubre refleja una caída desde los 54,1 puntos a los 52,7, la peor lectura de los últimos 25 meses. A la evolución de la economía se sumaron hoy los resultados de Deutsche Bank, una de las entidades más afectadas por las políticas ultralaxas del BCE. El banco, inmerso en un ajuste de plantilla, ganó un 58,2% menos. Los inversores recibieron las cuentas con caídas del 4,76%. Las dudas sobre la sosteniblidad de los buenos resultados empresariales en un contexto de guerra comercial es la última preocupación de los inversores, al hilo de cuentas como las de Renault o Caterpillar.

De vuelta al mercado español los protagonistas de la jornada han sido Cie e Iberdrola que hoy han publicado las cuentas a cierre de septiembre. Aunque ambas compañías han confirmado sus previsiones para 2018, no ha sido suficiente para mantener los ascensos. El fabricante de componentes de automóviles, que llegó a sumar un 3% finaliza la jornada con una caída del 2,54%. Mejor desempeño ha sido el registrado por Iberdrola, que aunque si bien moderó los ascensos, logró cerrar en positivo con una subida del 0,22%. Los mayores ascensos de la jornada corrieron a cargo de Siemens Gamesa (1,93%), Colonial (1,84%) y Merlin (1,59%). En el lado opuesto se situaron ArcelorMittal (-5,79%), Dia (-5,65%) y Sabadell (-3,30%).

La banca vuelve a vivir una jornada marcada por la volatilidad, algo que acompañará al mercado hasta el 5 de noviembre, día en el que se conocerá la decisión del Supremo. CaixaBank cedió un 2,34%; BBVA, un 2,04%; Bankia, un 1,83% mientras Santander y Bankinter retrocedieron un 1,41% y 1,36%, respectivamente. Fuera del sector financiero, Repsol bajó un 1,48% castigado por los descensos del precio del crudo y la rebaja de la valoración por parte de Deutsche Bank desde comprar a mantener.

En el resto de Bolsa europeas, al igual que en la alemana y española, el rojo fue el color predominante. Las pérdidas se vieron acrecentadas por la corriente bajista que llegaba desde EE UU. 

Italia continúa enfrascada en su enfrentamiento con Bruselas tras el rechazo de la Comisión a los presupuestos de 2019, un hecho insólito pues hasta ahora ningún país había sufrido este veredicto por parte de las autoridades europeas. Un días después la Bolsa italiana fue la más castigada de Europa con una caída del 1,69%. Más tensionada se mostró la deuda que escaló hasta el 3,6% con la prima de riesgo en los 320 puntos básicos, dos más que ayer. Los inversores seguirán con lupa las declaraciones que efectúa mañana Mario Draghi al respecto. Asimismo, tratarán de desentrañar pistas sobre el futuro de la política monetaria a dos meses para que concluya el programa de compra de deuda.

"La cita del jueves, a pesar de producirse en un momento realmente convulso de los mercados financieros, no creemos que vaya a proporcionar ningún catalizador para calmar las aguas y el impacto que pueda tener, desde nuestro punto de vista será limitado. Esperamos que el tono cauto de Draghi se mantenga", señala Leticia Ontañón, analista de A&G banca privada.

El rechazo a las cuentas de Italia y los datos macroeconómicos de la locomotora de Europa pasan factura al euro que al cierre de los mercados caía un 0,6% en su cruce frente al dólar hasta los 1,13 billetes verdes, mínimos de agosto. Pero no solo Europa es la responsable de su comportamiento también influye la decisión de muchos inversores de refugiarse en la divisa estadounidense ante el incremento de la volatilidad.

La rentabilidad de la deuda española sube al 1,6% mientras la prima de riesgo se sitúa en los 122 puntos básicos. Al igual que ocurre con el dólar, los inversores se refugian en la deuda alemana que cae al 0,36%, niveles de principios de septiembre

Normas