La brecha económica crece: España tiene 60.000 millonarios más que en 2017

En 2023, en el país habrá un 41% más de grandes fortunas

EE UU y China marcan el ritmo de la riqueza mundial, según Credit Suisse

Millonarios pulsa en la foto

España es país para millonarios. El número de grandes fortunas de la región se ha incrementado, en solo un año, un 7,5%, pasando de las 792.000 a las 852.000 personas. Es un dato del Credit Suisse Research Institute, el informe que analiza la riqueza mundial y que elabora anualmente el banco suizo Credit Suisse, presentado hoy en Londres. Además, las expectativas que lanza la entidad para los próximos años son bastante halagüeñas, al menos para los grandes patrimonios (más de un millón de dólares según la entidad).

De esta forma, España será uno de los países que más verá crecer a sus grandes fortunas a corto plazo. Si en el último ejercicio ha sumado 60.000 personas y ya cuenta con 852.000 millonarios, en 2023, el estamento más alto de la pirámide sumará 349.000 miembros, con un aumento del 41%, una cifra mucho más elevada que la de otros países. Así, el crecimiento porcentual será mayor que en países como EE UU (18%), Japón (34%), Reino Unido (30%), Italia (33%) o Corea del Sur y Suiza (ambas con un aumento del 36%).

Lo cierto es que la situación para las altas fortunas no ha hecho más que mejorar en los últimos años, haciendo cada vez más grande la brecha que separa a ricos y pobres. Según los datos del último informe de Oxfam, publicado en enero de este año, a comienzos de 2018 el 10% más rico de la población española concentraba más de la mitad de la riqueza total (el 53,8%). Es decir, casi tanto como el 90% restante. Además, atendiendo al 1% más rico, la concentración era todavía mucho mayor, ya que este grupo acaparaba una cuarta parte del patrimonio (25,1%), no muy lejos del 70% restante de la población, que disponía de un 32,13%.

Los cálculos de Oxfam, como los de Credit Suisse, apuntan a la crisis financiera. En los últimos años, en España, mientras que el 10% más desfavorecido vio disminuir su participación en la renta nacional en un 17%, el 10% privilegiado lo vio incrementarse en un 5%. Dentro de este último grupo, la minoría ultrarrica, el 1%, vio cómo su participación subía al 9%. Esta misma semana, precisamente, Eurostat cifró en un 26,6% la tasa de riesgo de pobreza que sufre la población española, por encima del 22,5% de la UE. “En los últimos dos años se ha observado un aplanamiento relativo de la proporción del top 1% y 10% de los poseedores de riqueza, tras una década de crecimiento constante después de la crisis financiera”, explica Anthony Shorrocks, economista y autor del informe.

Esta tesitura no es exclusiva de España. Y es que, a nivel global, los estratos de la pirámide que corresponden a aquellas personas que tienen más de 100.000 dólares de patrimonio y que poseen, en conjunto, el 84,1% de la riqueza total, representan solo al 9,5% de la población global. En el otro extremo se encuentra el 90,5% de la población restante, que posee tan solo el 15,8% del total de la riqueza mundial, unos 50,4 billones de dólares. A pesar de esto, aseguran desde Credit Suisse, hay un aumento considerable respecto a 2017, ya que entonces esta cifra se reducía a los 40 billones de dólares. “Esto pone de manifiesto una tendencia hacia la reducción de la brecha de la riqueza mundial”.

Con todo esto, los ultrarricos viven en su mayoría en EE UU, China, Alemania, Reino Unido y Japón. La entidad bancaria calcula que hay algo más de 37 millones de personas que tienen entre uno y cinco millones de dólares, algo más de tres millones de fortunas que se mueven entre los 5 y los 10 millones, más de un millón y medio de ricos que oscilan entre los 10 y los 50 millones y un total de 149.890 personas que superan los 50 millones de dólares.

Normas