Las perspectivas de los exportadores caen a mínimos en cuatro años

El indicador que elabora Comercio baja a 15,9 puntos, un nivel inédito desde 2014

Las compañías citan al precio de las materias primas como el principal obstáculo

Contenedores en el Puerto de Bilbao
Contenedores en el Puerto de Bilbao

La guerra comercial entre EE UU y China, el encarecimiento de las materias primas y el enfriamiento económico en la UE han pasado factura a las expectativas de las empresas exportadoras. El indicador sintético de actividad exportadora, que elabora trimestralmente la Secretaría de Estado de Comercio, alcanzó entre julio y septiembre un valor de 15,9 puntos, el nivel más bajo desde el tercer trimestre de 2014, cuando fue de 7,4 puntos. Este indicador se elabora a partir de una encuesta a 1.911 empresas exportadoras regulares (han vendido bienes de forma consecutiva durante cuatro años) que venden por un valor superior a los 30.000 euros anuales y combina dos parámetros: por un lado, la cartera de pedidos en el tercer trimestre y las perspectivas para los siguientes tres y doce meses.

El 54% de las compañías consultadas considera que sus ventas se mantuvieron estables en el tercer trimestre, mientras que un 26,8% considera que crecieron y un 18,4% que bajaron. Todos los porcentajes han bajado respecto al mismo período de 2017, aunque se mantienen en parámetros similares. Esa estabilidad también predomina en las perspectivas a tres meses (el 52,4% no prevé cambios con respecto a 2017) y a doce meses (un 48,6%).

Entre los factores que más influyen de forma negativa en la actividad exportadora, las empresas destacan el precio de las materias primas, con un 61,6% de las respuestas (casi diez puntos más que en el tercer trimestre de 2017), seguida por la competencia en precios (56,4%, dos puntos más que doce meses antes) y el precio del petróleo (54,7%, casi veinte puntos más). El barril de Brent se ha situado en torno a los 80 dólares, con una apreciación del 39% en un año y del 56% en dos años, y está afectando de forma negativa a sectores como el de bienes de equipo o la industria pesada, intensivos en el consumo de energía.

Las empresas prevén que sus principales mercados seguirán en la UE, con Francia, Italia y Alemania a la cabeza, seguida por Reino Unido y EE UU, en cuarto y quinto lugar. Ni el brexit ni la guerra comercial parecen hacer hecho mella entre los exportadores.

Normas