Los nuevos planes de Aena imponen la cautela

El plan estratégico conserva el ‘pay out’ del 80%, que mantiene el atractivo del valor, pero confirma el impacto de un menor crecimiento del número de pasajeros y las amenazas del ‘brexit’ y de la competencia de los destinos del norte de África

Aena pulsa en la foto

Del optimismo casi infinito a la cautela más absoluta. Aena aplazó a principios de junio la presentación de su plan estratégico hasta 2021 por el cambio de Gobierno –la participación estatal en su capital es del 51%– y esta semana acudió finalmente a su cita con los inversores.

El veredicto del mercado no fue positivo y la acción reaccionó con la mayor caída en dos años después de que las estimaciones quedaran por debajo de lo previsto y de que se confirmaran las dos grandes amenazas que pesan sobre la compañía, la incertidumbre por el tráfico aéreo a causa del brexit y la creciente competencia de los destinos turísticos del norte de África. La buena noticia para el accionista es el mantenimiento del pay out en el 80%.

Aena espera un volumen de pasajeros de 262,9 millones y 268,1 para 2018 y 2019 que refleja crecimientos del 5,5% y 2%, respectivamente. El beneficio atribuido para el mismo periodo aumentaría un 5,1% y 1,2%. Los números son inferiores a las estimaciones del mercado. Banco Sabadell apunta de forma particular a la previsión del Ebitda, que Aena sitúa en 2.584 millones en 2018 y 2.588 millones para 2019. “Se debe a que el margen se verá erosionado hasta el 59,3% en 2019 (contra el 62,5% de 2017) debido a un mayor coste de los contratos con concesionarias de servicios, algo que en todo caso era parcialmente previsto”.

El banco recomienda vender porque a su juicio los beneficios que se contemplan no compensan los posibles riesgos: un entorno negativo de brexit y la reapertura de destinos afectados por la primavera árabe que restaría impulso al tráfico. Aun así tiene un precio objetivo de 170 euros, lo que implica un potencial de revalorización del 24%.

Aena había seguido un fuerte impulso desde su debut bursátil en febrero de 2015, que selló con un máximo histórico en junio de 2017 en 183 euros frente a los 58 euros a los que partió, lo que suponía un ascenso del 216%. En 2017 se anotó un alza del 30,3% pero este año acumula en cambio un recorte de casi el 19%.

Pasada la incertidumbre política tras el cambio de Gobierno, que hizo temer por un cambio en su política de dividendos, y conocido el plan estratégico, ahora son varios los analistas que han comenzado a revisar sus estimaciones. Es el caso de Kepler Cheuvreux, que acaba de rebajar el consejo de comprar a mantener y el precio objetivo de 175 euros a 153 euros. Esta firma ya advertía en un informe de septiembre que veía Aena como una oportunidad de inversión siempre y cuando cumpliera con las previsiones de tráfico para 2018 y 2019.

La desaceleración en el crecimiento de pasajeros, y que se refleja en las estimaciones lanzadas por Aena, es una preocupación que ya se ha hecho realidad este verano, ya que algunos de los aeropuertos más importantes como Barcelona-El Prat, Málaga Costa del Sol o el de Palma de Mallorca registraron un volumen muy inferior. A nivel agregado, sin embargo, la red de Aena registró un incremento del 5,5% hasta septiembre.

“Creemos que el plan deja de manifiesto que en el corto plazo existe cierta presión para el negocio pero que se están llevando a cabo medidas para mitigar estos efectos de cara al largo plazo, así como para afrontar las buenas tendencias de largo plazo esperadas para el tráfico aéreo. No obstante, creemos que esto eleva el perfil de riesgo de la compañía, tanto por las inversiones previstas a nivel inmobiliario como a nivel internacional”, señalan en Renta 4, que ha reducido su recomendación a mantener.

Aena tiene previsto ampliar la capacidad de los aeropuertos de Madrid y Barcelona, rediseñar los espacios comerciales en los de mayor tránsito, impulsar la expansión internacional y el desarrollo inmobiliario de los suelos disponibles en Madrid y Barcelona.

Tras conocer los detalles de la nueva estrategia, Bankinter recomendó mantener con un objetivo de 151,4 euros para los títulos. Credit Suisse, por su parte, es más optimista y ha mejorado el precio de 167 euros a 170 euros, con recomendación de sobreponderar. Luis Benguerel, analista de Anattea Gestión, se inclina ante todo por poner stop loss si se decide entrar en la compañía. “Técnicamente está empezando a confirmar un canal bajista”, asegura. A su juicio, la pérdida de los 140 euros y 150 euros ha sido clave. El experto añade otros dos elementos de incertidumbre: la probable desaceleración de la economía en 2019 y el incremento del precio del petróleo.

Las claves para el accionista

Pay out. Aena mantendrá el pay out en el 80% en los próximos tres años, que dejan la rentabilidad por dividendo cercana al 5% en 2018, una de las más atractivas del sector y también del mercado.

Efectivo. Entre 2018 y 2019 abonará un total de 2.000 millones de euros. La compañía reiteró “su compromiso” de mantener la retribución al accionista hasta el cierre de 2021.

PER. El valor cotiza con un PER 2018 (veces que el precio de la acción contiene el beneficio) de 15,70. La del conjunto del mercado está por encima de 17.

Cotización. Ha tenido un efecto arrastre por el mercado. Luis Benguerel, de Anattea Gestión, explica cómo “llegó a perder los 130 euros en la apertura del jueves por las típicas situaciones de pánico que se crean al saltar los stop loss; al final cerró 8 euros por encima”.
Valoración. Aena tiene una capitalización de 20.700 millones, tras sufrir una de las mayores caídas del Ibex en el año, solo superada por Meliá, Santander, Sabadell, Indra, BBVA, Mediaset y Dia.

Normas