El presidente de El Corte Inglés prevé rating de inversión en dos años

La banca ejecutará la venta próxima semana debido a la apretada agenda

El grupo se propone reducir la deuda a tres veces el beneficio bruto

Jesus Nuño de la Rosa
Jesus Nuño de la Rosa

El Hotel Intercontinental en Madrid estaba ayer hasta la bandera. Allí se dio el pistoletazo de salida a la ronda de presentaciones entre gestores para la colocación de bonos por 600 millones de euros de El Corte Inglés. Por primera vez para el grupo, deuda sénior y con rating, de BB+ en la nomenclatura de Fitch y Standard & Poor’s y de Ba1 en la de Moody’s. Un escalón inferior al grado de inversión. La española Axesor ha sido la más benévola al darle el ansiado BBB-.

Jesús Nuño de la Rosa, presidente del gigante español de la distribución, arrancó y terminó la presentación, y varios de los directivos también participaron. Los inversores le preguntaron abiertamente cuándo podría exhibir la venerada nota de BBB- por parte de las grandes agencias, y el directivo no dudo en afirmar que la logrará a medio plazo. Fuentes financieras señalan que el objetivo es conseguirla en un periodo de uno a dos años.

El grupo acelerará su inversión en tecnología y dará una tablet a todos los empleados para que puedan realizar ventas asistidas

La nueva nota irá de la mano de una contundente reducción de la deuda neta, que en el ejercicio que concluyó el pasado 28 de febrero era de 3.757 millones, si bien ha vendido inmuebles no estratégicos por 500 millones de euros en 18 meses.

Moody’s prevé que la compañía reduzca su grado de apalancamiento desde las 4,1 veces del cierre del pasado ejercicio fiscal hasta las 3 veces en un máximo de dos años. Este nivel permitirá que las agencias suban sus notas a El Corte Inglés. El crédito puente a un máximo de dos años firmado en la refinanciación del pasado enero se firmó por 1.200 millones; ahora solo quedan 765 de este préstamo.

La emisión de bonos a 5,5 años y con un cupón que rondará el 3% será, salvo sorpresa, inferior en 165 millones. Fuentes financieras dan por hecha la venta inminente de Iecisa, la división de consultoría informática de la firma –similar a algunas de las áreas de negocio de Indra–, con fuerte presencia en América Latina. La valoración ronda los 400 millones y el grupo Sixsigma Networks, con el que Iecisa ya tiene una alianza, se postula como el comprador con más papeletas para ganar. Las presentaciones entre los grandes inversores concluirán el jueves, pero la apretada agenda aplazará la ejecución de la operación hasta la próxima semana. Previsiblemente, los libros se abrirán el lunes o el martes. Goldman Sachs y Bank of America Merrill Lynch son los coordinadores y también participan Santander, CaixaBank, Bankia, Sabadell, BBVA, Société Générale, Crédit Agricole, Credit Suisse, BNP Paribas, Deutsche Bank y Unicredit.

El presidente de la compañía volvió a incidir en que el objetivo del grupo es estar presente en todos los canales de distribución, con especial incidencia en online, para lo que preparan fuerte inversiones.

En la presentación de ayer se anunció que los empleados –unos 92.000 en total– contarán con un dispositivo de venta asistida, una suerte de tablet, que les permiti+rá ser más eficientes. Jesús Nuño de la Rosa destacó además que las marcas desean estar en El Corte Inglés, pues continúa siendo un signo de prestigio.

Admitida la demanda por la adopción de las hermanas Álvarez

Cauce civil. El juzgado número 10 de primera instancia de Madrid ha admitido a trámite la demanda impuesta por María Antonia Álvarez, madre de Dimas Gimeno y hermana del expresidente de El Corte Inglés Isidoro Álvarez, contra la adopción de las hijas de este, Marta y Cristina Álvarez, por supuestas irregularidades en el proceso, según adelantó Eldiario.es y confirmó CincoDías. Ambas poseen el 15% de las acciones de El Corte Inglés a través de la sociedad IASA, como parte de la herencia de Isidoro Álvarez. Fuentes cercanas a las hermanas Álvarez explican que es “una simple admisión a trámite”, dentro de “la estrategia de María Antonia Álvarez de resolver sus problemas con Hacienda a través de demandas”. Esta debe pagar 30 millones por el Impuesto de Sucesiones.

Normas