Admitida a trámite la demanda contra la adopción de las hijas de Isidoro Álvarez

La parte demandante pone en duda el proceso de convivencia previo a la adopción de Cristina y Marta Álvarez, accionistas de referencia de El Corte Inglés

Ambas eran mayores de edad e independientes económicamente cuando sucedió, según la demanda

De izquierda a derecha, Dimas Gimeno, expresidente de El Corte Inglés, las hijas de Isidoro Álvarez, Marta y Cristina, principales accionistas del grupo, y Florencio Lasaga, consejero del grupo y presidente de la Fundación Ramón Areces.
De izquierda a derecha, Dimas Gimeno, expresidente de El Corte Inglés, las hijas de Isidoro Álvarez, Marta y Cristina, principales accionistas del grupo, y Florencio Lasaga, consejero del grupo y presidente de la Fundación Ramón Areces.

El juzgado numero 10 de primera instancia de Madrid ha admitido a trámite la demanda que interpuso María Antonia Álvarez, hermana de Isidoro Álvarez y madre del expresidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, contra la adopción de las hermanas Marta y Cristina Álvarez, accionistas de referencia en el grupo.

Según han indicado a Efe fuentes cercanas al proceso, la parte demandante pone en duda en su escrito el proceso de convivencia previo a la adopción de ambas por parte Isidoro Álvarez, que falleció en septiembre de 2014. Además pone de manifiesto que ambas eran mayores de edad e independientes económicamente cuando se produjo la adopción.

Marta y Cristina Álvarez poseen el 15% de las acciones de El Corte Inglés a través de la sociedad IASA, como parte de la herencia de Isidoro Álvarez. Dicha sociedad aglutina el 22,18% del capital del grupo de grandes almacenes, siendo su segundo máximo accionista tras la Fundación Ramón Areces. Las hermanas Álvarez cuentan con el 69% del capital de IASA. El otro 31% está en manos del expresidente Dimas Gimeno, su tío César Álvarez y su madre, María Antonia Álvarez, la parte demandante en este proceso, también por voluntad de Isidoro Álvarez.

Fuentes cercanas a las hermanas Álvarez explican a CincoDías que la decisión del juzgado de primera instancia es “una simple admisión a trámite, como ocurre en casi todas las demandas civiles”, y enmarcan el proceso dentro de “la estrategia de María Antonia Álvarez de resolver sus problemas con Hacienda a través de demandas”. Esta debe pagar 30 millones por el Impuesto de Sucesiones, mientras que Dimas Gimeno adeuda cerca de 40 millones. Las hermanas Álvarez, como hijas de Isidoro Álvarez, apenas tuvieron que afrontar el pago de este gravamen.

Demandas

Recientemente, fue Dimas Gimeno quien retiró la demanda que presentó para impugnar la reunión del Consejo de Administración de El Corte Inglés que acordó su cese como presidente del grupo de distribución el pasado 14 de junio. 

La retirada de la demanda, que fue admitida a trámite por el Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid, formaba parte del acuerdo al que el ejecutivo llegó con El Corte Inglés de cara a su salida del Consejo de Administración de la compañía antes de la reunión de la Junta de Accionistas.

El pasado 25 de agosto, Gimeno llegó a un acuerdo con El Corte Inglés para dimitir como consejero del grupo a pocas horas de que se reuniera la Junta de Accionistas de la compañía, en la que previsiblemente se iba a votar su destitución. En dicho acuerdo, Gimeno, que recibirá un millonario finiquito por los años que ha trabajado en la compañía, se comprometió a retirar las actuaciones judiciales que emprendió contra El Corte Inglés tras su destitución como presidente. El expresidente también presentó una querella criminal contra el exdirector de los servicios de seguridad de El Corte Inglés por un delito societario y otro de corrupción entre particulares.

Normas