Cómo ayudan las mutuas a los autónomos

Las mutuas abarcan las coberturas y prestaciones por accidentes laborales, riesgos en el embarazo o cese de actividad

accidentes laborales autónomos

Accidentes laborales o riesgos durante el embarazo, durante la lactancia o por cese de actividad. Las mutuas han diversificado su oferta para abarcar coberturas y prestaciones que no solo tienen que ver con los accidentes de trabajo.

Una mutua es una asociación de empresarios sin ánimo de lucro que colabora con el sistema de Seguridad Social en la gestión de importantes prestaciones del sistema de Seguridad Social como son las contingencias profesionales, la incapacidad temporal o el cese de actividad de los trabajadores autónomos.

Gestionan recursos y servicios públicos, lo cual hace que la dirección y tutela de las mismas corresponda a la Administración del Estado, a través de la Secretaría de Estado de Seguridad Social y sus organismos adscritos, configurándose como una fórmula de colaboración mixta público-privada.

Las empresas y autónomos tienen que cubrir con una mutua obligatoriamente la incapacidad temporal por contingencia común de sus trabajadores. No obstante, la cobertura de las contingencias profesionales con una Mutua es voluntaria. De hecho, los autónomos pueden optar por la protección de estas contingencias a través de una entidad gestora de la Seguridad Social o de una Mutua.

Financiación de las mutuas

La financiación de las mutuas se realiza a partir de la aportación de la gestión de las contingencias profesionales, y por las contingencias comunes. La colaboración en la gestión de las contingencias profesionales se financia por medio de las primas de accidentes de trabajo aportadas exclusivamente por el empresario y recaudadas por la Tesorería General de la Seguridad Social.

La cotización por accidentes de trabajo y enfermedad profesional, se realiza mediante la aplicación de una tarifa según la actividad económica desarrollada por la empresa, mientras que la de la gestión de las contingencias comunes se financia a través de un porcentaje o fracción sobre las cuotas por contingencias comunes, que son a cargo tanto de los empresarios como de los trabajadores.

Normas