El Gobierno japonés asegura que Mazda, Suzuki y Yamaha alteraron sus datos de emisiones

Desde Mazda niegan que la acusación del Ejecutivo nipón sea cierta

Este escándalo se suma al de otras firmas del país asiático como Subaru y Mitsubishi

Toshihiro Suzuki, presidente del fabricante de coches Suzuki, en rueda de prensa.
Toshihiro Suzuki, presidente del fabricante de coches Suzuki, en rueda de prensa. Reuters

El Gobierno japonés aseguró este jueves que los fabricantes de coches Suzuki, Mazda y Yamaha alteraron los datos sobre emisiones de gases y consumo de combustible de sus vehículos, lo que se suma a casos anteriores de otras compañías. El anuncio lo hizo el Ministerio de Transportes nipón a raíz de una inspección requerida el mes pasado por las autoridades a 23 firmas del sector.

Tras conocerse el comunicado oficial, Mazda ha salido a desmentir la información y ha asegurado que a pesar de que su sistema ha presentado errores en el rastreo de velocidad de algunos vehículos, no falsificaron los datos relativos a sus emisiones y a su ahorro de combustible. La compañía presentó un informe en el que se analizaron 1.472 coches, de los cuales 72 habían tenido errores en el rastreo de velocidad, pero ninguno en sus parámetros de contaminación.

El escándalo se suma al de otras firmas como Subaru o Mitsubishi, la cual reconoció en 2016 que había falsificado los datos de emisiones de sus coches, lo que generó una fuerte crisis que derivó en que Nissan comprase la compañía. Esta última también se vio involucrada en un escándalo el mes pasado, porque aunque aseguraron que no falsificaron sus datos de contaminación, sí reconocieron un fallo en el protocolo del control de emisiones. “No tiene nada que ver con el diésel gate”, afirmaron entonces desde la empresa.

De acuerdo con un comunicado oficial, en los análisis realizados por las unidades investigadas de Suzuki, Mazda y Yamaha se anotaron datos válidos sobre el consumo de combustible y emisiones de gases a pesar de que había fallos en las pruebas. El Ministerio de Transportes dio instrucciones precisas a los fabricantes automovilísticos para que se aseguren de que se adoptan “medidas preventivas” a fin de que no vuelvan a anotarse datos falsos, pero analizará cada caso y tomará las medidas correspondientes.

Suzuki, por su parte, admitió los errores y se disculpó públicamente por la falsificación de estos datos. “Pido perdón por haber causado tantos problemas a todos”, reconoció en rueda de prensa el presidente de la compañía, Toshihiro Suzuki. “Hemos fallado en formar adecuadamente a nuestro personal de una forma extensiva y en profundidad”, agregó el empresario.

Desplome en la bolsa

Suzuki es la que más cae. Los tres fabricantes de coches acusados por el Gobierno nipón de haber alterado sus registros de emisiones han cerrado la jornada de ayer con caídas en la Bolsa japonesa. La firma que menos sintió el efecto fue Mazda, que cayó un 1,3%; Yamaha, por su parte, perdió un 4,63%; y la que más ha sufrido el golpe ha sido Suzuki, que cayó un 6,04%.

Normas