Nissan admite un fallo en el protocolo de control de emisiones

El fabricante japonés no indicó cuántos vehículos están afectados

La compañía se desplomó en la bolsa y cerró con una caída del 4,56%

Carlos Ghosn, presidente de la alianza Nissan-Mitsubishi-Renault.
Carlos Ghosn, presidente de la alianza Nissan-Mitsubishi-Renault.

El fabricante de coches Nissan informó este lunes de un fallo en el protocolo de control de emisiones. Fuentes de la empresa explicaron a Cinco Días, que un grupo de trabajadores ajenos a la compañía realizaron las pruebas de emisiones de gases contaminantes, pero no siguieron la normativa que exige el Gobierno japonés. "No tiene nada que ver con el diésel gate", aseguraron desde Nissan.

"Todos nuestros vehículos cumplen con la normativa nipona de emisiones", han resaltado. La empresa, que no indicó cuántos coches se vieron afectados, explicó que en cinco de sus seis plantas en Japón, las pruebas sobre emisiones contaminantes se "desviaron" de los protocolos internos. El solo anuncio de la convocatoria de la rueda de prensa donde se dio el anuncio, provocó que el fabricante se desplomase en bolsa y cerrara con una caída del 4,56%.

En octubre de 2017 la empresa inició una serie de investigaciones, después de que reconociera que podría haberse producido un fallo en el protocolo de control de emisiones de sus vehículos, lo que provocó que Nissan anunciase una revisión de más de un millón de coches.

Las irregularidades se han convertido en un asunto sensible en el seno de las empresas japonesas desde que en 2017 saliesen a la luz varios casos que involucraron a gigantes del sector como Mitsubishi Motors y la metalúrgica Kobe Steel.

Normas